niveapiel

La piel, el órgano más grande del cuerpo humano, te protege; aquí te dejamos una guía para recompensarla de la mejor manera

by hola.com

La piel es uno de los órganos clave de tu cuerpo, ya que te protege de todos los agentes externos a los que te expones diariamente. De acuerdo a los expertos de Nivea, la piel, entre otras funciones, además de impedir la entrada de bacterias, se encarga de regular la temperatura corporal, nos protege frente a los rayos del sol, nos ayuda a producir vitamina D y es la encargada de la percepción sensorial por medio del tacto, que de acuerdo a información dada a conocer por Nivea, es imprescindible para el bienestar humano. Recibir caricias de afecto es esencial ya que el contacto estimula el desarrollo del cerebro y la distribución de las hormonas del crecimiento en el caso de los bebés y los niños. Para los adultos el tacto cobra vital importancia ya que provoca que se liberen endorfinas, reduce la presión arterial y produce un efecto calmante. ¿Ahora ves todo lo que tu piel hace por ti? Entenderás, después de toda esta información, lo importante que es recompensarla. Por ello, a continuación te proponemos esta serie de buenas prácticas y consejos diarios para tenerla siempre a punto.

Báñate de forma correcta

La primera manera de cuidarla es no exponerla a cambios bruscos de temperatura. Si te bañas con agua muy caliente, puedes irritar la piel. Los baños con agua muy fría, por el contrario, pueden secar de más tu piel. Lo ideal es una ducha con agua tibia, una vez por día y que ésta sea corta, ya que baños largos y excesivos pueden provocar dermatitis por desgaste. Utiliza siempre jabones suaves que no agredan tu piel.

Siempre humectada

Para mantener su correcto funcionamiento, la piel debe mantener niveles óptimos de humectación. Una buena forma de hacerlo es aplicando crema después del baño. Existen diferentes productos que cumplen con este objetivo. Uno de ellos es la Nivea Milk Nutritiva, ya que tiene una fórmula con aceite de almendras y minerales naturales que protegen todo el día de la pérdida de humectación. Utilizar una crema después del baño es una excelente forma de recompensar tu piel ya que de esa manera no solo la humectas, sino que ayudas a mantener su hidratación sellándola encapsulando el agua que recién recibió.

Evita el cigarro

De acuerdo a información de la Mayo Clinic, fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel, y no solo en la cara sino en otras partes del cuerpo. ¿Por qué? Porque las sustancias que contienen los cigarros estrechan los vasos sanguíneos afectando el flujo de la sangre a la piel y cuando esto sucede, ésta deja de recibir la cantidad idónea de oxígeno así como de otras sustancias que favorecen su bienestar como la vitamina A. Además, las otras muchas sustancias que el cigarro contiene dañan el colágeno y elastina, fibras que aportan fortaleza y elasticidad a la piel, ocasionando flacidez y arrugas prematuras. 

Consume alimentos ricos en vitamina E

Esta vitamina tiene una función antioxidante ya que atrapa los radicales libres que causan daños a la piel. De acuerdo a los expertos de Nivea, se encuentra en muchos frutos secos, frutas, verduras y aceites como las almendras y el aguacate.

Desestrésate

Los altos niveles de estrés pueden provocarte diversos problemas en la piel. La mejor manera de combatirlo es por medio de actividades que relajen tu mente. La práctica de meditación o la actividad física pueden ayudarte a mantener tus niveles de estrés a raya. Procúrate tiempos para desconectarte de tus actividades diarias y hazte de rutinas para dormir bien. Una buena manera de hacerlo es llegar a casa, prepararte un té y aplicar nuevamente Nivea Milk Nutritiva en el cuerpo antes de dormir El tacto, además, estimulará la liberación de endorfinas, importantes para tu bienestar general. 

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.