princesacarat

La anécdota de la princesa rumana que inspiró la creación de un perfume joya

por hola.com

Cuando recién entré a Cartier, me impresionó la frase que la Princesa Bibesco le dijo a Jeanne Toussaint. Cuando comencé a trabajar en el tema de los diamantes, esta frase se convirtió en una obsesión”, cuenta Mathilde Laurent, perfumista de la maison francesa. La frase que la royal exclamó sorprendida al conocer a Jeanne Toussaint, la directora creativa de Cartier por aquellas épocas fue: “¿Quién eres tú? ¡Tú, que perfumas diamantes!”

La frase hacía alusión a la capacidad de Jeanne de ir más allá en el diseño de joyas, brindándoles nuevas dimensiones a las piedras preciosas, despertando todos los sentidos de quienes las admiraban de cerca. Esta aproximación sirvió a Laurent para elaborar una fragancia que representa los destellos de un diamante.

Tradicionalmente, los diamantes han sido motivo de fascinación de hombres y mujeres, de reyes y princesas, convirtiéndose en un objeto que representa celebración de ocasiones especiales, de metas completadas, de pureza y eternidad. No es sorpresa que muchos emperadores hayan regalado históricamente estas piezas a sus consortes, tal vez muchas de ellas en épocas importantes como aniversarios o fechas como la Navidad. Estas piedras preciosas también han inspirado a compositores como Don Black para escribir Diamonds Are Forever interpretada por Shirley Bassey y más reciente a Sia con el éxito que Rihanna hizo famoso, Diamonds. En esta ocasión, Mathilde Laurent, perfumista de Cartier, también fue tocada por la magia de esta piedra, convirtiéndose en punto de partida para su formulación.

Para la creación de Carat (que significa quilate en español), Mathilde cuenta que “se me ocurrió aplicar a la fragancia el principio de difracción: la luz dispersa que aparece en forma de destellos de arcoíris en un diamante”. Así, la perfumista eligió siete flores frescas con los diferentes colores del arcoíris para crear un nuevo brillo “que se unen para formar una nueva, abstracta pero viva, como la luz de un diamante”. Violeta, lirio (índigo), Jacinto (azul), ylang ylang (verde), junquillo (amarillo), madreselva (naranja)  y tulipán (rojo), son los ingredientes que se unen para lograr una esencia floral, alegre y brillante que representa el espectro de colores que forman el destello inmaculado del diamante.  El envase de la fragancia refleja toda la intensidad y el lujo de Carat, ya que, al igual que la piedra más preciosa, capta la luz y refleja todos los colores del prisma. El frasco está facetado al estilo art déco con realce en las aristas. Sencilla y pura, cuenta con un tapón, también cristalino, que se abre con un simple clic y una sola mano. Este perfume joya, se corona como uno de los mejores detalles para dar o recibir durante todas las ocasiones especiales.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.