narizferragamo

¿Qué se necesita para ser la nariz de una de las firmas de perfumes más prestigiadas del mundo?

by Gabriela Cortés

Alegría, frescura, elegancia, sofisticación… Un aroma puede trasmitir muchísimas sensaciones e inspirar cualidades. Así que ser la nariz una prestigiada firma de perfumería no es para nada una tarea sencilla, pues requiere de un don especial. Marie Salamagne lo ha logrado,  pues su gran sensibilidad la ha llevado a convertirse en la nariz de Ferragamo, luego de haber colaborado para crear otras famosas fragancias. Sin embargo y para sorpresa de muchos, esta parisina de olfato privilegiado inició sus estudios profesionales en la medicina, aunque su destino en el mundo de los aromas la llevó a seguir su verdadera vocación.

Marie nació en una familia de médicos y planeaba seguir la tradición, sin embargo cuando supo de una escuela de perfumería, su instinto lo llevó a ella. Culminó su preparación como perfumista en el prestigiado Institut Supérieur International Du Parfum (ISIPCA), en Francia, y ahí confirmó que estaba en el camino correcto. Salamagne ama su carrera, para ella ser nariz es una combinación de artista y artesano. "Un buen perfume actúa como la ‘magdalena de Proust’. Tiene el poder de transportar y la emoción que despierta es incontrolable y poderosa. Es una entidad en sí misma”, señala  la perfumista, retomando el famoso recurso literario del novelista Marcel Proust que explica que un simple aroma o un sabor es capaz de desencadenar un sinfín de sensaciones.

Marie es el genio detrás de Amo de Ferragamo, la famosa fragancia en la que ha sacado a relucir su don como nariz. ¿Y cómo hace para crear un perfume de este nivel? Como muchos genios de distintos ámbitos, el  proceso creativo de esta mujer es solitario. Tiene su propio ritual y es a puertas cerradas.  También tiene un sistema minucioso y organizado, varias libretas le sirven para registrar todo. En la intimidad de su ritual, ella se vuelve uno con las notas que percibe –e interpreta cual partitura musical-  gracias a su privilegiada nariz: Los aromas de materiales, los naturales, las notas base.

Pero no todo es sobre el olfato. Aunque Salamagne asegura que su proceso es organizado, es también una fiesta de los sentidos. Ella visualiza sus creaciones como pinturas, con colores, contrastes y texturas propias. Sin embargo, a diferencia de un cuadro, cuando se trata de perfumes, no existe el límite de un marco por lo que hay más libertad. La música no puede faltar en la vida de esta talentosa francesa. Ella siempre ha bailado, pasó del estilo clásico hasta al jazz moderno, y ahora lo sigue haciendo, aunque se aleja de la improvisación. Toda lo anterior se ve reflejados en sus creaciones, como Amo de Ferragamo, una fragancia brillante y glamurosa de elegantes notas florales que se mezclan con notas frescas y deliciosos matices afrutados, dando por resultado un aroma único y atrevido.

Haciendo un recuento de todo lo anterior y conociendo un poco más de la fascinante carrera de Marie podemos saber que ser nariz es ser un artista, una persona libre, espontánea y creativa, pero a la vez conocedora de su ciencia. Tener un olfato privilegiado es un don de no todos tienen, pero no es el único requisito para ser perfumista, también se requiere, entrenamiento, experiencia y disciplina, cualidades que sin duda, Marie ha logrado cosechar.

Más sobre: