El secreto para mantener tu cocina limpia y ordenada, siempre

Conservar el orden y la limpieza en la cocina suele parecer imposible y que requiere un esfuerzo agotante, ¡pero no es así! Te presentamos 5 tips de decoración funcional que te ayudarán a lograrlo

Por Sebastián Tercero

La cocina se confirma como un espacio protagonista en el hogar, un sitio que invita a poner en pausa la rutina del pensamiento y a hacer uso de la creatividad para preparar los alimentos de cada día, permitiéndonos convivir con otros, o bien con nosotros mismos. Pese a lo anterior, sabemos que la cocina está expuesta a un caos constante y a la suciedad. Para no convertirse en un esclavo de la limpieza, existen aspectos de decoración funcional y estética que la convierten en un espacio de fácil mantenimiento. Frente a esto, Castel –una de las marcas líderes en diseño de interiores y construcción, a nivel nacional e internacional– te comparte cinco métodos infalibles a tener en cuenta para preservar una cocina limpia y ordenada. Ojo, no es necesario aplicarlos todos, incorporando dos o tres lograrás el espacio impecable que deseas.

VER GALERÍA La cocina es probablemente el espacio más íntimo de nuestra casa y, usualmente, el centro de convivencia familiar, por lo que mantenerla a punto es vital.

Recubrimientos porcelánicos: repela líquidos y evita las manchas

La facilidad de cuidado, belleza estética y versatilidad para adaptarse a diferentes ambientes y una variedad de áreas –como muros, pisos y barras de cocina–, ha convertido a los recubrimientos porcelánicos en la opción perfecta para ayudarnos a conservar una cocina impecable.

Mantener pulcro el porcelánico es muy fácil; bastará solamente un paño húmedo para recuperar su brillo. Además, gracias a su nula porosidad, este material no absorbe líquidos, evitando la aparición de manchas difíciles de remover o imposibles de eliminar.

Adicionalmente, existen firmas como Castel que ofrecen placas de porcelánicos de gran formato cuyas amplias medidas permiten no sólo crear un efecto estético más homogéneo sino que, al disminuir las uniones en la superficie, logran que el material mantenga una higiene incluso mayor, minimizando la posibilidad de acumulación de bacterias.

VER GALERÍA  Los recubrimientos como la madera porcelánica Volt, de Castel, son de fácil limpieza gracias a su nula porosidad.

Acabados lisos, los más higiénicos

Uno de los retos para hacer que la limpieza de la cocina perdure es evitar que la suciedad o los residuos, tales como la grasa u otras sustancias que suelen salpicar las superficies, se depositen en rincones difíciles de limpiar. Tal es el caso de las juntas –el espacio que queda entre cada pieza de los diferentes tipos de baldosas, como el azulejo o la loseta. Pensando en ello, instalar un material de acabado liso resulta una buena manera de evitarlo. Existen materiales cuyo formato permite cubrir con pocas piezas áreas extensas –muros, encimeras, barras y pisos–, ahorrándonos las juntas o disminuyendo el número de éstas.

El catálogo de Castel cuenta con una gran variedad de materiales –de acabado liso– fáciles de instalar, limpiar y adaptar al estilo de decoración de cualquier cocina.

VER GALERÍA  Marcas como Castel, ofrecen materiales de acabados lisos en placas de gran formato que disminuyen el número de juntas, ayudando a mantener una mejor higiene.

¿Colores claros u oscuros? Camufla discretamente migajas y otras basuritas

Es común pensar que los tonos oscuros impiden que, a simple vista, se aprecien detalles de falta de orden o de limpieza como las migajas de pan o trocitos de ingredientes que caen al suelo mientras los picamos sobre la tabla. No es necesariamente así pues, contrario a lo que creemos, no se debe al color, sino a la estética propia de los materiales.

Existen estilos que facilitan ocultar visualmente estos factores, camuflando las pequeñas basuras entre las formas de sus acabados. Los efectos de aguas, sombras o vetas favorecen esta particularidad. Un claro ejemplo es el mármol –sin importar que sea claro u oscuro–, una piedra natural cuyos dibujos en distintos tonos permiten pasar por alto las migas y otros residuos sólidos, logrando disimularlos y conservando una apariencia limpia.

Los recubrimientos tipo mármol de Castel, presentes en una rica gama de colores, son una alternativa extraordinaria que conserva la fidelidad al mármol natural y, como mencionamos antes, resisten a las manchas y son fáciles de limpiar.

VER GALERÍA  Un recubrimiento como el Osaka, de Castel, puede ser instalado en muros y pisos. Su estilo logra un efecto capaz de disimular migajas y otros residuos sólidos.

Accesorios con estilo y de diseño funcional

Estamos de acuerdo en que en la cocina, además de la barra, existe una zona vital para la preparación de los alimentos; un espacio de trabajo al que si no le prestamos la atención necesaria, podría representar un motivo de constante desastre: el fregadero.

Pensando en equipar la cocina de manera funcional y más eficiente, diferentes marcas, como Castel, han comenzado a diseñar accesorios que, además de cumplir con su principal cometido, resultan de mayor practicidad y comodidad para el usuario, permitiéndoles, entre otros beneficios, evitar el "reguero", –literal y coloquialmente. La grifería moderna es un claro ejemplo.

Los grifos vanguardistas de depurado diseño estético, aúnan avances tecnológicos y funcionales, como la capacidad de ser extraíbles o abatibles, permitiendo una óptima y confortable usabilidad, primordial para las labores de higiene y de limpieza.

VER GALERÍA  El grifo Monomando con sensor de Castel, es un diseño moderno. Al ser un modelo extraíble resulta más práctico y cómodo a la hora de cocinar y de lavar.

Divide y vencerás

Por último, pero no menos importante, te compartimos un consejo práctico para mantener despejadlas las encimeras, logrando que la cocina se vea en orden la mayor parte del tiempo –un método sobre todo ideal para cocinas abiertas, a la vista de todos.

Con ayuda de cajas compartimentadas, divide el área total de tus cajones y aprovecha de mejor manera el espacio para colocar botes y otros recipientes de poca altura. Deja la alacena exclusivamente para botellas altas. Adicionalmente, puedes dividir los cajones de poca altura –usualmente los cuberteros– para ordenar más que cubiertos, dándoles una nueva utilidad en función de lo que vayas a guardar, por ejemplo las bolsas de té, los sobres de sustituto de azúcar e incluso alimentos que no requieran refrigerarse, como las papas u otras verduras.

ENCUENTRA A CASTEL EN UN SOLO LUGAR

Conoce el sitio web de Castel para descubrir todas las opciones que existen para tu hogar, así como otros prácticos y útiles tips de decoración.