Las primeras palabras de Anita Alvarez, la nadadora rescatada por su entrenadora

Ante su desvanecimiento, la rápida reacción de la excampeona olímpica Andrea Fuentes pudo haberle salvado la vida

Por Carolina Soto

Las imágenes han dado al mundo, el Mundial de Natación en Budapest se puso en la mira después de que la nadadora estadounidense Anita Alvarez perdiera el conocimiento durante su rutina dentro del agua. Si situaciones como está han causado conmoción en otros deportes, el peligro que implica el estar sumergido al quedar inconsciente representaba una situación de vida o muerte. Ante un caso como éste, la rápida reacción de su entrenadora, la excampeona olímpica española Andrea Fuentes, quien no se lo pensó dos veces y se aventó al agua para rescatarla, ha sido lo que bien pudo haberle salvado la vida. La exatleta ha hablado ya y compartido la angustia que vivió al notar que Anita no salía a la superficie, y al explicar cuando los equipos de emergencia no tomaron acción, ella decidió sumergirse y sacarla a flote. Ahora ha sido Anita quien ha tomado la palabra y ha narrado cómo es que vivió este duro episodio que sus compañeras de equipo veían conmocionadas desde las gradas.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Christian Eriksen regresa a las canchas de juego 8 meses después de su problema de salud

Tras sufrir un infarto durante la Eurocopa, Christian Eriksen dice que quiere volver a jugar y revela: 'Morí por cinco minutos'

“Recuerdo haber sentido como si hubiera sido una gran interpretación. Como una de mis mejores hasta ahora, no solo por cómo había interpretado, sino solamente haberlo disfrutado y haber vivido el momento. Por eso me sentía muy feliz y muy orgullosa. Y luego, casi al final, recuerdo que la última brazada que hice, fue como, es una brazada tan corta y simple, pero estaba dándolo todo hasta el final, hice eso y después recuerdo haberme hundido y fue como ‘uh-oh no me siento tan bien’. Y eso es literalmente la última cosa que recuerdo”, explicó Anita durante una entrevista con las noticias de la noche de la NBC, en la que estuvo acompañada de Andrea.

La joven quiso reconocer especialmente a la exatleta española y ahora su entrenadora, a quien no solamente el haberle salvado la vida, sino el trabajo diario que hace con ella. “Se lo digo todo el tiempo a ella y a otra gente, simplemente estoy tan agradecida de tenerla como mi entrenadora, cuando me enteré de que iba a venir a ser nuestra coach, fue como, no puedo creerlo”, contaba la joven.

VER GALERÍA

Simon Kjær, el capitán de la selección de Dinamarca que se ha vuelto un héroe

¿Cómo se dio cuenta Andrea de que algo no estaba bien?

Desafortunadamente, esta no es la primera vez en la que Andrea tiene que salir a la ayuda de Anita, pero esta ocasión fue distinta. Según ha narrado la exatleta, al ver pasar el tiempo, supo que tenía que actuar. “En otra ocasión también tuve que socorrerla, pero no fue tan grave. Hoy ha pasado dos minutos sin respirar”, explicó en El Partidazo, “Cuando una nadadora acaba, lo primero que hace es respirar, ella si hundía y nadie reaccionaba, así que me he tirado yo”.

La reacción de Andrea parece haber sido lo que desencadenó un rescate de Anita, “He visto que los socorristas no se tiraban al agua, estaban como paralizados. Y yo les estaba gritando desde la otra punta, ‘Pero, meteros al agua ya, por favor’ y digo, ‘como no se metan ya, me tiro en dos segundos’. Así que he visto que se quedaban embobados y me he tirado directo hacia ella, viendo cómo se iba hundiendo, iba nadando lo más rápido que podía. He hecho la apnea más rápida de mi vida, creo, más que cuando entrenaba para los juegos”, ha narrado Andrea en El Larguero.

“Recordando ha sido como un cuento raro. Te lo digo, yo estaba viendo cómo la tía se iba hundiendo y yo que nadando todo lo que podía, el polo me pesaba veinte kilos. Al final he llegado, veo al socorrista llegando a su ritmo, la cojo, la saco, pero no respiraba porque tenía la mandíbula súper dura, cerrando la boca, como muy fuerte”, explicó la entrenadora de aquel difícil momento.

VER GALERÍA