El jarrón de la dinastía Qing que estuvo guardado en una cocina durante décadas fue subastado por casi 30 millones

La pieza ha sido considerada como un objeto raro y único

Por Michelle Quintero

Nunca sabemos dónde podremos encontrarnos con algún objeto histórico y pocas veces imaginamos que podríamos tener uno frente a nuestras narices. Hace algunos meses una pareja de Reino Unido estaba en proceso de mudanza y para no tirar algunos de sus accesorios de decoración decidieron sacarles un poco de provecho al venderlos. Entre las cosas de las que se querían deshacer se encontraban dos estatuas de esfinges, que usaron como adorno para el jardín durante 15 años, las cuales lograron vender en una subasta por aproximadamente $240,000 libras (aproximadamente $6,000,000 de pesos mexicanos) ya que resultaron ser figuras de más de 5000 años que pertenecieron al Antiguo Egipto. ¿Te imaginas encontrar entre tus pertenencias algo así? La posibilidad de toparte con reliquias de este tipo es muy raro, sin embargo, se da en algunas ocasiones, como hace algunas semanas cuando la casa de subastas británica Dreweatts logró recuperar un raro jarrón chino del siglo XVIII, que estuvo almacenado en una cocina durante décadas, sin que el dueño supiera su verdadero origen o valor. La extraordinaria pieza fue vendida esta semana durante una subasta de piezas de cerámica y obras de arte chinas, ¿podrás adivinar el valor que alcanzó? Te lo revelamos más adelante.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

De Beers Blue, uno de los diamantes azules más valiosos del planeta, fue subastado por $57,500,000 dólares

La obra de Bansky que recaudó $100,000 dólares para un hospital en Ucrania

Origen del jarrón

Según explicaron los expertos de Dreweatts, la maravillosa pieza fue creada para la corte del Emperador Qianlong, el sexto de la dinastía Qing. Además de ser un objeto histórico, la pieza ha sido considerada como objeto raro debido a su coloración. El jarrón de 60 centímetros de altura es de color azul, algo común en la cerámica china, sin embargo, las decoraciones en dorado y plata son una combinación única en este tipo de artesanías ya que era muy difícil de lograr. En la parte exterior de la pieza se pueden ver delicados dibujos de murciélagos y grullas volando entre nubes, sosteniendo los ocho emblemas daoístas, mientras que por dentro es de color turquesa. De acuerdo con la información proporcionada por los expertos, el Emperador Qianlong además de ser un devoto budista, era fanático del taoísmo y deseaba una larga vida, por lo que todos los elementos que se ven dibujados en el jarrón son asociados con la longevidad y la prosperidad. Según se explica en la página de la casa de subastas británica, este valioso objeto es un magnífico ejemplo de la porcelana Imperial Qianlong que muy probablemente estuvo presente en uno de los salones del palacio Qing. En la parte de abajo, la pieza cuenta con un sello característico de la época de la dinastía Qing de los años 1736 – 1795.

Los increíbles descubrimientos realizados en el corazón de Notre Dame

¿En cuánto se vendió el jarrón?

La hermosa pieza, perteneciente a la dinastía Qing, estuvo guardada en una cocina durante varias décadas. El vendedor del jarrón explicó a Dreweatts que el objeto le fue heredado por su padre, quien adquirió el jarrón aproximadamente en los años 80. El actual propietario de la pieza de cerámica no tenía ni idea del valor que podría tener hasta que un experto de antigüedades de la casa de subastas Mark Newstead identificó la marca del sello de la base tras varios años de investigación. Inicialmente el magnífico objeto fue valuado en $150,000 libras (aproximadamente $3,640,400 pesos mexicanos), sin embargo, la pieza superó por mucho todas las expectativas ya que fue vendida por $1,200,000 libras (aproximadamente $29,910,800 pesos mexicanos).