¡Conexión de gemelas! Dos hermanas dan a luz el mismo día y los bebés pesaron y midieron lo mismo

Por Ricardo Vidal

Suele pensarse que entre los gemelos existe cierta conexión, la cual va creciendo y reforzándose a lo largo de su vida. Es por eso que se cree que el parecido entre este tipo de hermanos va más allá de lo físico, pues incluso comparten ciertos gestos, formas de expresarse y hasta rasgos de la personalidad. Sin embargo, lo que le ha sucedido a Jill Justiniani y Erin Cheplak, unas gemelas originarias de Estados Unidos, ha sorprendido a todos a su alrededor, e incluso a ellas mismas.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Vaguito, el perrito que cada día espera a su fallecido amo en la playa donde lo vio por última vez

Con su boda en puerta, un joven británico murió en un extraño ataque de tiburón

De acuerdo con People, Jill y Erin tienen 30 años y sus conocidos aseguran que desde que eran muy pequeñas demostraron estar conectadas a niveles pocos vistos, pues tenían su propio lenguaje, se comunicaban con ciertos sonidos y se entendían perfectamente. Sin embargo, la primera sorpresa llegó cuando ambas se enteraron de que estaban embarazadas casi al mismo tiempo y que prácticamente tenían el mismo tiempo de gestación. Algo que podría considerarse incluso en el caso de hermanos que no son gemelos. Sin embargo, la siguiente sorpresa llegó al momento del parto, pues a pesar de que ambas mamás tenían el mismo tiempo de embarazo, era poco probable que ambas iniciaran su labor de parto el mismo día, algo que finalmente sucedió para sorpresa de su familia, sus maridos e incluso de ellas mismas.

Todo comenzó cuando a Jill le programaron una cesárea en un hospital de California para el pasado 5 de mayo, pues la posición de su bebé no era la óptima para un parto natural. Lo que nadie esperaba es que su hermana comenzara su labor de parto justo el mismo día, pues ella esperaba que su bebé naciera después del 15 de mayo. “Bien, nos vemos en el hospital”, respondió Jill. “No estoy bromeando”, aseguró Erin a su hermana y a su marido al contarles por teléfono lo que sucedía. “Bien, nos vemos en el hospital”, respondió Jill, quien ya se encontraba en el hospital, lista para recibir a su bebé.

Una segunda sorpresa estaba por llegar

Pero las sorpresas para la familia de las gemelas estaban muy lejos de terminar. Erin dio a luz a un precioso niño a las 06:39 de la tarde, a quien decidieron llamar Oliver, mientras que Jill también daría la bienvenida a un varoncito de nombre Silas, a las 11:31 de la noche de ese mismo 5 de mayo. Además, los pequeños pesaron y midieron exactamente lo mismo: 3.3 kilogramos y 50.8 centímetros, algo en lo que era prácticamente imposible que coincidieran, pero que al final terminó convirtiéndose en real, probando así que, en efecto, los gemelos están conectados más allá de lo que se podría pensar.

Lo cierto es que ambas mamás no podrían estar más felices de poder compartir esta experiencia juntas. "Somos mejores amigas y saber que nuestros hijos van a crecer con la oportunidad de tener una experiencia similar es una gran bendición", dijo Erin a People. "Nos sentimos muy agradecidas por eso", agregó.