Los pingüinos emperador están en peligro de extinción debido al cambio climático

Según un estudio realizado por el Instituto Antártico Argentino, esta especie podría desaparecer en 30 años

Por Michelle Quintero

Los efectos del cambio climático cada vez se hacen notar más y según explican los científicos cada vez tenemos menos tiempo para actuar. Apenas el verano pasado en algunos países de Europa los habitantes y turistas pasaron días muy calurosos después de que se presentaran las temperaturas más altas jamás registradas. Debido a los calurosos días surgieron más incendios forestales de lo habitual y los que más se han visto afectados por la situación son los animales que habitan en nuestro planeta y de los cuales varios se encuentran en peligro de extinción debido a los cambios radicales. La Antártida, uno de los puntos más remotos del mundo, se ha convertido en toda una sensación a lo largo de los últimos años y en uno de los destinos turísticos más buscados, sin embargo, el creciente interés de los aventureros por explorar estas tierras ha traído graves consecuencias y según se explicó en un reciente estudio el pingüino emperador ha sido expuesto a un severo riesgo de extinción debido a los extremos cambios climáticos.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

El hombre que sin experiencia de vuelo aterrizó un avión cuando su piloto perdió la consciencia cuenta cómo fue ese momento para él

Vaguito, el perrito que cada día espera a su fallecido amo en la playa donde lo vio por última vez

El peligro al que se enfrentan los pingüinos

Pareciera que ser uno de los centros turísticos más populares del mundo sería algo bueno, sin embargo, para la Antártida ha representado un gran riesgo. Además de los efectos del cambio climático debido a los cuales han cambiado los ciclos de temporadas, el turismo ha afectado fuertemente la zona más remota del planeta, ya que las pescas han afectado el desarrollo del krill, una de las principales fuentes de alimentación de estos y varios ejemplares más de la zona. Según advirtieron los expertos del Instituto Antártico Argentino (IAA) el pingüino emperador, depende al 100% de los extremos climas helados de la región y sin la congelación del mar le es imposible a la especie completar su ciclo de vida. ¿Por qué? A diferencia de la mayoría de especies de aves no voladoras, los emperador no forman un nido y cuidan de sus huevos directamente sobre el suelo marino, por lo que si el mar se llega a congelar más tarde y a descongelar más temprano de lo habitual, a estos animales les es imposible concluir el ciclo reproductivo, con esto poniendo en alto riesgo de extinción a toda la especie de pingüinos más grandes del mundo.

Kefir, el gato que mide más de un metro y pesa lo mismo que un niño

La opinión de los expertos

En una entrevista con Reuters, Marcela Libertelli, experta bióloga y jefa del Departamento de Predadores Tope del IAA explicó a detalle qué sucederá si siguen los cambios en las temperaturas: “Al desestabilizarse esa plataforma de hielo, los pingüinos chiquitos pueden no estar emplumados, no estar preparados para ir al mar, se les desarma el piso sobre el cual la colonia entera está apoyada. Si el agua los alcanza, no están preparados para nadar ya que no tienen el plumaje impermeable, que son las plumas definitivas de adulto, lo que lleva a que se mueran de frío y se ahoguen”, dijo la experta del Instituto Antártico Argentino. El equipo del IAA se ha encargado de estudiar la región de la Antártida durante varios años y ha declarado como ‘preocupante’ la actual situación pues desde 1990 se ha notado el cambio en la capa de hielo que cada vez es más delgada. Según informaron el pingüino emperador tiene el ciclo reproductivo más largo de las aves que no vuelan y han calculado un estimado de cuándo podría llegar a desaparecer la especie si el cambio climático sigue al mismo ritmo: “Las proyecciones climáticas prevén que las colonias del pingüino emperador que estén ubicadas entre las latitudes 60 y 70 grados al sur desaparecerían en las próximas décadas, aproximadamente en unos 30 o 40 años”, dijo Marcela, la bióloga del instituto.