Julie Jardon e Igor Bogdanoff

Cuenta que un hermano contagió al otro de covid

Julie Jardon relata su apasionada y tormentosa relación con el fallecido Igor Bogdanoff, 45 años mayor que ella

La modelo habla de los momentos más intensos que vivió con su pareja, uno de los excéntricos y célebres gemelos franceses que morían recientemente a causa del coronavirus

por Martín Gálvez Piqueras

Julie Jardon fue la última pareja de Igor Bogdanoff. Ella tiene 27 años y él, 72 cuando murió. Entre ellos había 45 de diferencia, pero eso no fue obstáculo para que mantuvieran un intenso y largo idilio que duró más de un lustro. La modelo francesa ha roto su silencio para hablar de la apasionada y tormentosa relación que vivió junto a su novio, quien fallecía el pasado 3 de enero tan solo seis días después de que lo hiciera su gemelo, Grichka, ambos a causa del covid-19. Los excéntricos hermanos eran muy populares en su país por su trabajo como presentadores televisión, si bien la polemica les acompañaba por su cuestionada faceta de divulgadores científicos. Sobre las causas de su muerte, revela la protagonista que uno de ellos contagió al otro del virus a principios de diciembre y, a su vez, ella también dio positivo en el test. "Me confiné un día antes de que Igor fuera hospitalizado", ha explicado en declaraciones a Gala, contando que después tuvo que esperar una semana para ir a verlo en el centro donde estaba ingresado.

Amelia de Borbón y Parma, exmujer de Igor Bogdanoff, muy afectada en el funeral

Julie Jardon e Igor BogdanoffVER GALERÍA

"Le dije que aguantara", narra la modelo, pero cuando finalmente ella pudo moverse, él acababa de caer en coma. Detalla que estuvo en su habitación, le masajeaba las manos con crema hidratante y hasta le ponía música. Sobre el hecho de que no estuviera vacunado, explica que Igor no tomaba nunca ningún medicamento ya que "era su forma de vida y confiaba en su cuerpo". Al hablar de cómo comenzó esa historia de amor que se alargó durante siete años, recuerda que ella estaba estudiando y para ganarse la vida hacía trabajos de modelo. Una noche, al salir de una discoteca en Cannes, conoció a Igor y a partir de ahí comenzaron a quedar. Sobre el peculiar físico de su pareja y la diferencia de edad que había entre ambos, Julie Jardon asegura que en el amor lo que más le importa "es el corazón de las personas". Además, según ella, Igor hablaba bastante bien y parecía muy culto.

Mueren los hermanos Bogdanoff, descendientes de la aristocracia austríaca

Julie Jardon e Igor BogdanoffVER GALERÍA

Asegura que nunca se planteó el tema de la apariencia de su novio, un rostro que había cambiado considerablemente con el paso de los años y llamaba poderosamente la atención. En noviembre de 2017, la pareja vivió su episodio más tenso cuando Igor fue detenido por la policía tras irrumpir en casa de la modelo. A este respecto, Julie cuenta que su situación era complicada en ese momento, ya que ella se había cansada de tener una historia con alguien que todavía estaba casado. Igor ya se había separado de Amélie de Borbón y Parma, pero aún no se habían divorciado. Relata la modelo que empezó a salir con otro hombre e Igor no pudo soportarlo, por lo que una noche él entró por la puerta sin que ella se diera cuenta después de duplicar las llaves de su domicilio. Un vez dentro, él no estaba dispuesto a marcharse y ella acabó llamando a los agentes, que lo arrestaron.

Entrenar después de la covid-19

Julie Jardon e Igor BogdanoffVER GALERÍA

Posteriormente, tras la denuncia, hubo un juicio y cuenta Julie que lo resolvieron amistosamente. Sin embargo, en abril de 2018, afirma que se dieron cuenta de que no podían vivir el uno sin el otro y retomaron la relación. Sobre los recuerdos que guarda de Igor, dice que lo mejor no era ir a festivales ni eventos, sino cuando estaban en el sofá abrazándose después de cenar. Tampoco olvida sus viajes por el mundo, cuando en Nueva York recorrían todo Broadway imaginándose viviendo allí. O cuando en Moscú hacía tanto frío que tuvieron que meterse en una tienda de souvenirs para entrar en calor. Por último, ha confesado la modelo que el futuro le asusta un poco, ya que cuando murió Igor se sentió devastada y se refugió con su mejor amiga.  Ahora, afirma que pasa muchas noches sin dormir pensado en todos esos instantes que no volverá a vivir con él.

Los abrazos que por fin llegaron y los testimonios más impactantes por el covid