terrier

El perro perdido que recorrió 380 km para reencontrarse con su familia

por Ricardo Vidal

El vínculo que se puede llegar a formar entre un perro y su dueño es tan fuerte, que actualmente se han convertido en parte fundamental de miles de familias. Prueba de ello es la fidelidad del pequeño Pablo, un perrito terrier alemán que se perdió durante las vacaciones familiares, y al que no le importó recorrer 380 kilómetros con tal de reencontrarse con sus amos, sorprendiendo a propios y extraños por la capacidad del can de orientación y de seguir el rastro de sus amados dueños.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD:

Catherine y Roger, los amorosos dueños de Pablo, contaron su experiencia al diario francés France Bleu, detallando que habían pasado sus días de descanso en Italia, un recorrido que decidieron hacer en un camper y así tener la oportunidad de visitar algunos de los hermosos pueblos de este país. Por su puesto, la pareja llevaba con ellos al tierno Pablo, quien sin duda fue el más emocionado por sus vacaciones. A su regreso a Francia, decidieron hacer una parada en Saint-Martin-de-Belleville, una zona situada en el departamento de Saboya que está en la región de Auvernia-Ródano-Alpes. Estando ahí, el perrito decidió dar un paseo por el lugar, algo que para sus dueños era normal, pues el can solía dar algunos paseos por su cuenta y siempre volvía a donde se encontraban ellos.

Sin embargo, después de un largo rato, Catherine y Roger comenzaron a preocuparse, pues Pablo no volvía, por lo que decidieron salir en su búsqueda. De hecho, la pareja decidió pasar la noche en el lugar y así esperar a que su perro regresara, algo que no sucedió. Los preocupados dueños decidieron dar aviso al ayuntamiento. Pasado los días, las esperanzas de encontrar a Pablo se desvanecían en ellos. De hecho, Catherine y Roger decidieron dar aviso a algunos amigos que vivían en otras localidades de Francia, con la esperanza de que alguno de ellos lo llegara a ver.

Las buenas noticias llegaron días después para el matrimonio que había pasado las últimas horas buscando a su perrito: un amigo que cuidaba su casa mientras ellos estaban de vacaciones les confirmaba que su amado Pablo se encontraba en casa, un poco demacrado, pero con vida. Para darles un poco de paz, les mandó una fotografía vía mensaje, confirmando así la buena nueva. No había duda, Pablo había recorrido 380 kilómetros que existen entre Saint-Martin-de-Belleville y Bezouce, lugar de residencia del matrimonio, solo para reencontrarse con sus dueños. “No lo podíamos creer. Reconocimos a Pablo y fue un verdadero momento de felicidad”, dijeron a France Bleu.

Toman cartas en el asunto

La capacidad que tienen los perros para rastrear su lugar de origen puede llegar a ser impresionante. Todo se lo deben a su olfato, ya que pueden diferenciar entre miles de aromas diferentes, logrando seguir el rastro del que les interesa. A pesar de esto, Catherine y Roger han decidido no volver a arriesgarse y perder de nuevo a Pablo, por lo que han decidido comprarle un collar con GPS incluido, así cuando el perrito salga a dar sus paseos, ellos tendrán el dato exacto de dónde se encuentra, ahorrándose así la angustia que pasaron hace unas semanas.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.