decallizos sudafricanos

El misterio del embarazo múltiple sudafricano, ¿en dónde están los 10 bebés?

El anuncio de un embarazo de una decena de bebés cubrió los titulares, pero la noticia ha dado un giro

por Carolina Soto

Hace unos días se daba a conocer una noticia impresionante, una mujer en Sudáfrica se encontraba embarazada de 8 bebés, algo que descubrió después de que en los primeros ultrasonidos se pensara que tendría solamente 6. Por supuesto, los titulares alrededor de la historia corrieron por el mundo y los donativos no se hicieron esperar. Lo más sorprendente es que el embarazo se habría dado de manera natural, sin ningún tipo de tratamiento de fertilidad que hubiera podido propiciar una gestación múltiple como suele pasar en estos casos. La semana pasada, el periódico local Pretoria News anunciaba el nacimiento de los bebés pero para sorpresa de todos, no eran 8 sino 10, 7 niños y 3 niñas. Fue precisamente ahí donde ha comenzado el misterio, pues nadie sabe en dónde se encuentran los niños. Ahora ha sido la madre, Gosiame Thamara Sithole, quien ha denunciado a la familia de su marido de querer explotar la noticia del nacimiento de sus bebés, esto sin confirmar si de hecho ya han nacido.

MÁS NOTICIAS ACTUALIDAD

Simon Kjær, el capitán de la selección de Dinamarca que se ha vuelto un héroe

Eriksen reaparece desde el hospital: ‘Estoy bien, dadas las circunstancias’

El Pretoria News reportaba que Teboho Tsotetsi, el padre, había anunciado que de forma sorpresiva habían recibido 10 bebés aunque los ultrasonidos mostraban solamente 8. “Son siete niños y tres niñas. Tenía siete meses y siete días de embarazo. Estoy contento. Estoy conmovido”, se citaba al hombre. Pero no pasaba mucho tiempo de esto cuando la familia de Teboho daba a conocer en un comunicado: “No hay decallizos nacidos entre Tebogo Tsotetsi y Gosiame Sithole hasta que se pruebe lo contrario”, denunciando que ni ellos ni el padre habían visto a los niños y no sabían de su paradero. Este mensaje apareció después de que el hospital en donde Gosiame habría dado a luz, negó haberla tratado, al igual que una serie de instituciones aledañas. Ante esta situación, el padre ha pedido al público dejar de hacer donaciones para la madre hasta que no se corrobore la existencia de los niños.

‘Quiero entender qué pasó’, Eriksen da sus primeras declaraciones tras el incidente

La respuesta de la madre

Gosiame ha decidido alzar la voz y ha respondido: “Lo que están haciendo me demuestra que querían arruinar algo para mis bebés…Los niños son míos y de nadie más…(Los familiares del padre) Estaban buscando donaciones de la gente y hacerse millonarios con mis hijos. Esperan hacerse ricos, eso es lo que estaban buscando. Es por eso que los tengo (a los bebés) en donde están. Nadie me va a forzar a llevarse a mis hijos”. Las declaraciones fueron tomadas de unos videos en los que se ve a la mujer siendo entrevistada por Piet Mahasha Rampedi, directo de Independent Media. En las imágenes, en efecto, se ve a Gosiame sin aquella panza que tanto llamó la atención cuando reveló su espera, pero del nacimiento no se sabe nada.

Como si esto no fuera suficiente, una nueva polémica ha rodeado a los padres, pues medios locales apuntan a que se trata de una relación extramatrimonial. Tebogo estaría casado con otra mujer con la que tiene otros tres hijos y que se encuentra afectada por la noticia, mientras Giosame es madre de gemelos y de trillizos.

De comprobarse el nacimiento, se trataría de un récord mundial, después de que una mujer diera a luz el mes pasado a nueve bebés en Marruecos -el tercer caso de este tipo del que se tenga registro-. En los dos casos anteriores que se reportan con este número de bebés, ninguno logró sobrevivir. El caso más reciente y el único exitoso de un embarazo múltiple de estas dimensiones se dio en 2009, cuando una mujer tuvo ocho hijos en California y todos sobrevivieron. Hasta el momento, la llamada ‘Octomom’ tiene el título del nacimiento múltiple exitoso más numeroso de la historia.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.