salvatore

El artista que ha logrado vender en 18 mil dólares una escultura invisible

por Ricardo Vidal

Sin duda alguna, las manifestaciones artísticas se pueden dar de cualquier forma. Y aunque estamos acostumbrados a ubicar la escultura, la pintura, la danza, el teatro, por mencionar algunas, dentro de este tipo de concepto, lo cierto es que el arte abarca un sinfín de manifestaciones y representaciones, por lo que incluso la nada puede convertirse en una verdadera expresión de arte. Así lo ha demostrado el artista italiano Salvatore Garau, quien ha logrado vender por varios miles de dólares una obra de arte invisible, que en palabras de su autor, se trata de una escultura inmaterial que evidentemente no se puede ver ni tocar.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD:

De acuerdo con el medio Il Giorno, Garau ha logrado vender la pieza inmaterial denominada Io Sono (Yo Soy), a través de la casa de subastas Art-Rite, por un precio de 18 mil dólares (más de 365 mil pesos mexicanos). La venta se cerró el pasado 18 de mayo, y por supuesto el mismo autor ya se ha pronunciado al respecto. “Yo no he vendido un nada, he vendido un vacío”, aseguró el artista al diario sobre el éxito de su subasta.

Salvatore ahondó más en el tema, dando una explicación un poco más profunda y filosófica sobre la peculiar obra de arte que vendió. “El éxito de la subasta atestigua un hecho irrefutable. El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada -según el principio de incertidumbre de Heisenberg- esa nada tiene un peso”, expresó a Il Giorno. “Por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, ¡en nosotros! En el momento en que decido exponer una escultura inmaterial en un espacio determinado, ese espacio concentra una determinada cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi solo título adoptará las más variadas formas”, agregó el artista.

Aunque se trata de una obra invisible, el autor ha compartido algunas especificaciones para la instalación de la misma: la escultura debe situarse en una casa particular, en una habitación libre de cualquier obstáculo. Según detalla Il Giorno, las dimensiones de la pieza es de 150 X 150 centimétros, por lo que el comprador debe asegurarse de que el lugar en el que se instale sea lo suficientemente grande para albergarla.

Por supuesto, al comprador de esta obra inmaterial se le ha otorgado un certificado de autenticidad que lo acredita como el dueño de la pieza, siendo este el único elemento tangible de la creación de Salvatore. A este tipo de certificados se les conoce NFT, un término relativamente nuevo que se ha comenzado a usar sobre todo cuando se trata de ventas digitales o de otras obras que no se pueden ver o tocar, como en el caso de una discografía o una obra de arte digital.

Otras obras inmateriales de Garau

El artista tiene otras piezas en varios museos del mundo, como el de la ciudad de Valencia Sala Parpalló, el Museo del Novecento, el Pabellón de Arte Contemporáneo en Milán, en el Museo Juan Blanes de Uruguay, y en el Museo Emilio Caraffa de la ciudad de Córdoba, en Argentina. Su primera obra inmaterial la instaló en la Piazza della Scala de Milán, el pasado mes de febrero. La instalación lleva el nombre de Buda en contemplación y en sus redes sociales hay un video en el que explica el contenido de esta obra.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.