Diamante Sakura

El Sakura, el diamante rosado que ha sido subastado por 596 millones

La piedra preciosa de casi 16 quilates alcanzó un precio de 29.3 millones de dólares

por Carolina Soto

Los diamantes rosados suelen ser especialmente codiciados gracias a su belleza y rareza, y ahora, el Sakura ha roto el récord como el más caro en su tipo al ser subastado por 29,285,318 dólares, algo así como 596 millones de pesos mexicanos. Con este precio, la piedra preciosa se ha convertido en la joya más valiosa subastada este año, según ha dado a conocer la casa de subastas Christie’s, que fue la encargada de vender el diamante en su venta Magnificent Jewels en Hong Kong. Pero, ¿qué hace tan especial a esta piedra?

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Con una sola foto, Google podrá ayudar a identificar problemas severos de la piel

¿Te imaginas escribir solamente con el pensamiento?

Las características que hacen a un diamante de este tipo tan costoso

Se trata de un diamante rosado con tintes morados de 15.81 quilates, el más grande en su tipo en ser subastado, siendo casi un quilate más grande que el diamante que ostentaba este título antes. The Spirit of the Rose es el diamante que llevaba antes el codiciado lugar de diamante de este tipo de mayor tamaño con sus 14.8 quilates y fue subastado en Ginebra por Sotheby’s en 27 millones de dólares. En este tipo de subastas, el que se considera más costoso es el que fue rebautizado como CTF Pink Star que en 2017 alcanzó un precio de 71 millones de dólares con sus 59.6 quilates. La espectacular piedra fue extraída en 1999 en Sudáfrica y su tamaño original era de 132.5 quilates en bruto.

Aunque el tamaño es muy importante cuando del precio se trata, pues es muy extraño encontrar diamantes de ese tipo en esas dimensiones y aún más difícil cortarlos, esto no es lo único a lo que se le atribuye su precio. Este diamante también es muy codiciado por su claridad, pues aunque la mayoría de los diamantes rosados tienden a ser brumosos, el Sakura ha sido calificado como Internally Flawless -dos categorías por encima de la que suelen recibir estas piedras (SI)- que significa que aunque tiene imperfecciones visibles, no tiene inclusiones.

El Everest cobra sus primeras dos víctimas del año

Otro de los aspectos que hacen que sea una piedra muy especial es que pertenece al extraño 4% de los diamantes rosados que cuentan con una profundidad de color suficiente para ser considerado en la categoría ‘fancy vivid diamonds’. En esta clasificación, los más raros y por lo tanto costosos son los rosas, azules y verdes, por lo difícil que es encontrarlos, aunque los que terminan por llevarse todas las palmas son los rojos, que son únicos.

La combinación de colores entre rosa y violeta de este diamante ha hecho que se le compare con el famoso cherry blossom -de ahí el nombre que se le ha dado-, algo que también ha jugado en su favor al volverse uno de los más deseados en esta subasta. Según CNBC, el comprador es una persona anónima de la que no se ha conoce ninguna información.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.