hospital

La maestra que donó uno de sus riñones a su alumna de 5 años

La profesora demostró que su labor no termina en el salón de clases y en un verdadero acto de amor le salvó la vida a una de sus alumnas

por Ricardo Vidal

Aunque en ocasiones se puede llegar a pensar que la labor de los profesores empieza y termina en el aula, lo cierto es que en más de una ocasión ha quedado demostrado que en realidad se involucran más allá de su trabajo en el salón de clases y terminan dando verdaderas muestras de solidaridad con sus alumnos. Algo de lo que Kayleigh Kulage, una pequeña originaria de Missouri, Estados Unidos, que necesitaba un trasplante de riñón para salvar su vida y que fue gracias a un verdadero acto de amor de su maestra de kínder, Robin Mach, que pudo obtenerlo.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD:

De acuerdo con la revista People, a lo largo de su vida, la pequeña Kayleigh ha tenido que enfrentar múltiples cirugías, diálisis de 11 horas diarias y un sinfín de visitas al doctor, pues desde que nació fue diagnosticada con ceguera parcial, un sistema inmunológico comprometido y varios problemas renales. Además de que necesitaba un trasplante de riñón, el cual solo podría realizársele una vez que la pequeñita cumpliera cierta edad y alcanzara el peso corporal suficiente para soportar una cirugía de esa magnitud.

Por supuesto, sus padres comenzaron a buscar al posible donante, sin mucho éxito. Sin embargo, después de un largo tiempo de búsqueda, recibieron la emocionante noticia: la maestra de su hija estaba dispuesta a donarle uno de sus riñones a su alumna. “No lo pensé dos veces. Sabía que Kayleigh realmente lo necesitaba, así que dije '¿por qué no intentarlo?’”, contó la profesora de 46 años a People. Por su lado, la madre de la menor se mostró agradecida ante el noble gesto de Robin. “Me sentí tan aliviada y emocionada cuando me enteré, porque el riñón de Kayleigh provenía de alguien que conocíamos”, comentó la mujer.

Fue en febrero de este año cuando Kayleigh y Robin se sometieron a la cirugía, y desde entonces todo ha cambiado favorablemente en la vida de la menor. De hecho, ya no pasa las noches conectada a la máquina de diálisis y el de sus rosadas mejillas ha regresado. La mejoría de la pequeñita ha sido tal, que la familia ya planea sus primeras vacaciones. La madre de Kayleigh dijo a People que no tiene palabras para agradecer a la profesora de su pequeña, pues “donar un riñón es realmente extraordinario, salva la vida de las personas y les brinda una mejor calidad de vida", comentó.

No se considera una heroína

Robin Mach aseguró que tras la cirugía no necesitó de mayores cuidados y que su recuperación fue rápida y sin complicaciones. Sobre la noble acción que ha tenido con su pequeña alumna, la profesora ha pedido que no se le vea como una heroína, pues considera que solo hizo lo que estaba al alcance de sus manos, y que es parte de su labor como maestra. "Si un niño necesita una mochila o zapatos en la escuela, le consigo la mochila o los zapatos", dice. "Es casi lo mismo ... Kayleigh necesitaba un riñón, y lo que sea que necesite, se lo voy a dar".

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.