budelli

El ermitaño italiano que dejará la isla de Budelli tras 32 años

Mauro Morandi vive en una isla de Italia desde 1989, en donde era el encargado de su cuidado

por Carolina Soto

¿Te imaginas vivir solo en una isla? Con las hermosas aguas del Mediterráneo como única compañía, Mauro Morandi se estableció en Budelli desde 1989. En aquel entonces, su catamarán se quedó varado cuando se enteró que el cuidador de la isla estaba por retirarse, ni tardo ni perezoso, decidió tomar su lugar. Desde entonces, Mauro vive en lo que era un antiguo refugio de la Segunda Guerra Mundial, lo que le ha permitido conocer a profundidad todo el ecosistema de la isla. 32 años después, ha llegado el momento de partir pues, según reporta The Guardian, Mauro ya no puede con la presión de las autoridades del parque nacional La Maddalena, que ahora se hacen cargo de la isla y la quieren transformar en un centro de educación ambiental.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

La joven participante de American Idol que lucha contra el cáncer de cerebro

El trágico fallecimiento de la hija del exfutbolista Ashley Cain

Me he dado por vencido. Después de 32 años aquí, me siento muy triste de partir. Me dijeron que necesitan hacer trabajos en mi casa y parece que está vez va en serio”, dijo a la publicación británica. Eso sí, el hombre ha dejado claro que aunque se mudará a un departamento en la isla más grande del archipiélago, eso no significa que su vida cambiará. Saldrá solamente a comprar víveres y regresará a su aislamiento autoimpuesto.

Desde el 2013, su estancia en la isla se vio amenazada cuando la empresa que era propietaria del lugar cayó en bancarrota y se pensó en venderla por 3 millones de euros a un empresario neozelandés, quien había aceptado que Morandi se quedara en el lugar.  Aunque la compra se concretó, en el 2016, el gobierno local decidió comenzar una pelea por la isla, en búsqueda de que se mantuviera como propiedad pública. De hecho, ha pesar de que el empresario de Nueva Zelanda la compró, las muchas legislaciones de protección ambiental alrededor de la isla hacían que ni siquiera pudiera poner un pie en ella, a menos de que estuviera acompañado con una persona del parque.

Ese año, cuando las autoridades cuestionaron la presencia de Mauro en la isla, más de 18,000 personas firmaron a favor de su permanencia, pero ahí comenzaría el camino que lo ha llevado hoy a decidir dejar el lugar.

Las decisiones virales que ha tomado un hombre que sufrió un infarto

¿Por qué está tan protegida?

Conocida en italiano como la playa rosa, Budelli es famosa porque su arena se puede llegar a ver de este color. Es importante aclarar que desde los años 90s los turistas tiene prohibido nada alrededor de la isla o pisar su famosa arena, únicamente se puede visitar durante el día en bote y recorrer un camino que está establecido.

¿Por qué prefiere vivir alejando del mundo? No es algo que haya contado públicamente, pero Mauro documentaba algunas de las escenas de las que era testigo en la isla a través de Facebook en un perfil en el que ha recibido los mensajes de apoyo de la gente que ha buscado ayudarlo a quedarse en la isla. “Lo que más me gusta es el silencio”, decía a National Geographic. Según ha contado, llega a pasar períodos de 20 días en el invierno cuando no tiene contacto con ninguna persona, “Es algo así como estar en la cárcel. Pero una cárcel que yo he elegido”.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.