Holocausto

Los dos huérfanos que sobrevivieron el Holocausto y se han reencontrado 7 décadas después

Jacques y Bill fueron dos de los trece sobrevivientes del orfanato en Antwerp

por Carolina Soto

Jacques Weisser y Bill Frankenstein nacieron con solamente tres meses de diferencia, pero los dos tuvieron un duro inicio en la vida. Después de que sus padres fueran capturados por los alemanes, los pequeños considerados huérfanos se volvieron parte del orfanato Meisjeshuis en Antwerp cuando comenzó el Holocausto, en donde eran 2 de los 39 niños judíos que ahí crecían. De ellos, solamente sobrevivirían 13 con el resto encontrando su destino en Auschwitz. En 1944, cuando Bélgica fue liberada, se tomó una fotografía en la que aparecen juntos siendo muy pequeñitos, pero su corta edad en ese momento ha hecho que no tengan memoria de cuándo se tomó la imagen ni se recuerdan entre sí. A pesar de esto, sus destinos estuvieron unidos y 76 después de aquel día, Weisser y Frankenstein se han reunido virtualmente a través de una videollamada.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

‘A ti te queríamos ver’, el emocionante reencuentro de Kate con dos sobrevivientes del Holocausto

Las mejores amigas que se han reunido después de que el Holocausto las separara hace 82 años

 “Somos como gemelos…Siempre he tenido esta fotografía enterrada entre otras cosas de mi infancia, pero no tenía ni idea de quién era el otro niño, ahora lo he encontrado”, ha dicho Jacques al MailOnline después de reencontrarse con otros seis sobrevivientes además de Bill. “Es fascinante cómo el destino ha hecho algunos aspectos de nuestras vidas tan parecidos, particularmente nuestros hijos y nietos”.

Bill comparte este sentimiento, “Pasamos tanto tiempo juntos y pasamos por tanto, pero solo tengo algunas memorias volátiles y ninguna de ellas es de Jacques, tristemente. ¡Ahora estoy contento de conocer a mi hermano de otra madre!”.

Kate y William rinden tributo a las víctimas del Holocausto

¿Cómo sobrevivieron?

La historia de cómo lograron sobrevivir es una impresionante y es que la edad era lo que marcaba la diferencia entre la vida y la muerte. Cualquier niño mayor a 5 años, fue enviado directamente a Auschwitz. Ingeniosamente, los niños pequeños fueron escondidos en el Sint-Erasmus Hospital, en donde los mantuvieron entre los pacientes terminales, el lugar en el que nadie pensaría en buscarlos. A pesar de que había revisiones constantes por parte de los alemanes, los pacientes lograron esconderlos entre la ropa de lavandería y en clósets, que algunos de ellos recuerdan traumáticamente.

Aunque corrieron con enorme suerte durante 18 meses, en junio de 1944 los dos niños fueron arrestados por los alemanes y enviados a Bruselas al orfanato Baron de Castro, desde donde parecía que serían enviados al campo de transición de Mechelen para ir directamente a Auschwitz, pero una vez más la gente los volvió a salvar, escondiéndolos en casas hasta que acabó la guerra.

Bill sería adoptado tras la liberación por un doctor y su esposa de Pittsburgh, estableciéndose en Estados Unidos hasta estos días. Mientras que en un caso sorprendente, el papá de Jacques logró sobrevivir en los distintos campos de trabajo en los que estuvo y de su paso por Auschwitz, para lograr reencontrarse con el niño. Después de ser enviado a crecer con sus tíos, decidió establecerse en Israel y tras casarse, se mudó a Gran Bretaña con su mujer. El encuentro virtual entre 8 de los 13 sobrevivientes se logró gracias al trabajo de un investigador alemán, Reinier Heinsman, que logró dar con ellos y quien ha escrito un libro sobre su trabajo.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.