Jen Shah

La realidad supera la ficción, el arresto del FBI en la filmación de Real Housewives of Salt Lake City

Las autoridades buscaban a Jen Shah que alertada, ya había dejado el lugar

por Carolina Soto

Las distintas franquicias del reality show Real Housewives son todo un suceso en Estados Unidos. Temporada tras temporada, la gente no puede perderse ni un detalle de las acaloradas peleas que las multimillonarias e histriónicas protagonistas tienen, pero, ¿qué pasa cuando la realidad supera la ficción? Eso sucedió en la edición de Salt Lake City cuando el FBI habría llegado a la grabación del show en búsqueda de una de las estrellas del show, Jen Shah, quien según reportes, habría estado alertada de que estaba siendo buscada por la justicia y había dejado antes el lugar, por lo que fue arrestada momentos después tras ser localizada por la ubicación de su celular.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

La trágica muerte de la joven influencer canadiense Lee Macmillan

La sensación del K-Pop, BTS, levanta la voz contra el racismo hacia los asiáticos

La mujer fue arrestada el martes por cargos federales derivados de su supuesta participación en un esquema fraudulento de telemarketing. Junto a ella se detuvo también a su asistente, Stuart Smith, quien también aparece de vez en vez en el programa. A los dos se les levantaron cargos de conspiración para cometer un fraude, que puede alcanzar una pena de hasta 30 años de prisión y conspiración para cometer lavado de dinero, que puede sumar hasta 20 más -en caso de ser encontrados culpables-. La estafa hubiera sucedido desde el 2012 y hasta marzo de este año, dando la posibilidad de defraudar a cientos de personas.  

El fiscal de distrito de Manhattan, Audrey Strauss, dio a conocer a través de un comunicado: “Jennifer Shah, quien se deja ver como una persona rica y exitosa de negocios en la televisión de realidad, y Stuart Smith, quien aparece con el ‘primer asistente’ de Shah, supuestamente generaron y vendieron ‘listas’ de personas inocentes a otros miembros de su esquema que repetitivo fraude. En realidad, y como se alega, las supuestas oportunidades de negocio de las víctimas de Shah, Smith y sus co-conspiradores, solamente eran esquemas fraudulentos, motivados por la avaricia, para robar el dinero de las víctimas. Ahora, los acusados enfrentan tiempo en prisión por sus supuestos crímenes”.

Según han explicado, esto significa que el par tenía un ‘esfuerzo coordinado’ para traficar con listas de víctimas potenciales, las cuales vendían a empresas de telemarketing que intentaban venderles a individuos específicos. La pareja habría recibido una ganancia del fraude según el acuerdo al que habrían llegado con los otros participantes.

Cuando el botox sale mal, el retoque estético que no funcionó

En  plena grabación

Según han reportado medios locales, el elenco del reality se encontraba en dirección a un viaje a Vail, cuando estando ya en la camioneta, la mujer recibió una llamada -supuestamente alertando que era buscada por las autoridades- por lo que se excusó con la producción diciendo que su marido había sido llevado de emergencia al hospital. El FBI, sin saber de su partida, detuvieron la camioneta en la que viajaban las otras estrellas del reality, pero ella ya no se encontraba ahí. Sería momentos después, a través de la localización de la señal de su celular que dieron con ella para detenerla. Esta versión no ha sido confirmada por Bravo, que se encarga de esta producción.

En la biografía de Jen en el sitio del show se le describe como una mujer con raíces del Tonga y Hawái que siempre se ha diferenciado en el mundo mormón de la zona, al grado de convertirse del mormonismo al islam. Es madre de dos y está casada con Sharrieff. Se le describe como “la reina de la casa y sus negocios como CEO de tres compañías de marketing”. Específicamente se habla de que siempre va enfundada en firmas de diseñador y ama organizar fiestas sin preocuparse por el costo, nombrándola la mejor anfitriona de Utah.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.