amazonas

El piloto que sobrevivió 36 días perdido en el Amazonas tras el desplome de su avioneta

por Ricardo Vidal

La vida de Antonio Silva dio un vuelco de 180 grados el pasado 28 de enero, día en el que salió a pilotear su avioneta tipo Cessna, sin imaginar que sería el inicio de una larga travesía que terminaría 36 días después. Aquel día, Antonio despegó de la localidad brasileña de Alenquer, ubicada en el estado de Pará a la orilla norte del río Amazonas, con dirección a la ciudad de Almeirim, una ciudad que se encuentra muy cerca del lugar del que despegó. Sin embargo, nunca llegó a su destino.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

A la mitad de su camino, una falla en la aeronave lo obligó a hacer un aterrizaje de emergencia en medio de la selva del Amazonas. Aunque logró hacer la maniobra con éxito, la avioneta estaba muy dañada, así que Antonio reaccionó de inmediato y aprovechó cada segundo para juntar algunas de sus pertenencias, comida que llevaba con él y su mochila, logrando abandonar los restos de la aeronave momentos antes de que ésta se incendiara.

Sin medios de comunicación disponibles, pues la avioneta fue consumida en su totalidad por el fuego, Silva pasó toda una semana al lado de los restos de su aeronave, con la esperanza de que los servicios de rescate dieran con el área del siniestro y lo salvaran. Sin embargo, esos días fueron muy frustrantes para él, pues debido a la espesa selva los aviones que sobrevolaban el lugar nunca lo vieron y tal vez lo dieron por muerto. Fue entonces que tomó la decisión de tomar camino y comenzar a buscar algún poblado cercano en donde pudiera pedir ayuda.

Durante 36 días, Antonio se enfrentó a una zona del Amazonas llena de cocodrilos, serpientes y otros animales salvajes. Se mantuvo a salvo comiendo algunos huevos de aves y frutas silvestres que encontró a lo largo del camino. Cuatro semanas después de que inició su travesía a pie, Silva por fin tuvo contacto humano al encontrarse con un grupo de recolectores de castañas, luego de haber encontrado una zona en la que los pobladores del lugar habían instalado una lona blanca y algunas herramientas, lo que le indicó que se encontraba cerca de alguna zona poblada.

Así fue su rescate

Como era de esperarse, los recolectores de castañas ayudaron de inmediato a Antonio y lo condujeron a su comunidad. Fueron ellos los que dieron aviso a los servicios de emergencia del municipio Laranjal do Jari, vecino de Pará, para que atendieran al piloto, que evidentemente no atravesaba por su mejor momento. Los pobladores que le salvaron la vida, también se pusieron en contacto con su madre, para avisarle que su hijo se encontraba bien y con vida. Cuando la familia recibió la noticia, no podían creerlo, pues incluso pidieron una prueba real de que la persona que acababa de ser rescatada a la mitad del Amazonas se trataba de su familiar. Fue así que su madre le pidió a los rescatistas que le preguntaran por el nombre de su perro y al escuchar la respuesta de Antonio, todo fue júbilo para ellos.

El piloto presentaba signos de deshidratación, baja de peso y algunas heridas leves, por lo que no necesitó ser hospitalizado, y tras una revisión fue llevado a casa, donde finalmente se reencontró con su familia. La historia de Antonio Silva le ha dado la vuelta al mundo y se ha hecho viral a tal punto, que el gobernador del estado de Pará, Helder Barbalho, se ha pronunciado al respecto. “Chicos, buenas noticias. El piloto Antonio Sena, desaparecido desde hace más de un mes, fue encontrado con vida hoy en el bosque cercano al municipio de Laranjal do Jari, en Amapá. Mañana temprano, una aeronave del Grupo Aéreo de Seguridad Pública de Pará hará el rescate”, comentó el político en Twitter.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie