sin chofer

La joven de 19 años que heroicamente salvó a un autobús de un accidente

por Samanta Carrasco

El pasado lunes, un grupo de pasajeros vivió uno de los momentos más angustiantes de sus vidas, luego de que el autobús urbano de la línea L4, que circulaba en Lleida, una provincia de Cataluña en España, y en el que viajaban, se quedó sin chofer, debido a que el conductor sufrió un desmayo que lo hizo perder el conocimiento por algunos minutos. Tras lo sucedido, el autobús comenzó a circular con mayor velocidad y sin control por algunos momentos, hasta que, heroicamente Elisabeth Muñoz, una joven de 19 años que, sin licencia de conducir, se levantó y corrió a tomar el volante, conduciendo y guiando por algunos minutos el gigantesco automóvil, hasta que lograron detenerlo. La joven que se dirigía a casa como un día normal, logró evitar que el incidente finalizará en una lamentable tragedia, salvando la vida de todas las personas a bordo.

MÁS NOTICIAS CÓMO ÉSTA:

El trágico fallecimiento del actor de Degrassi: The Next Generation

La OMS ve ‘irrealista y prematuro’ predecir el fin del Covid-19 para este año

Según los primeros reportes, el autobús que circulaba en Lleida, una provincia de Cataluña en España, habría avanzado alrededor de unos 350 metros sin control y en sentido contrario, desde la Plaça Font i Quer, hasta el campo de fútbol de Pardinyes. La Guardia Urbana informó que fue una mujer con un niño en brazos la que alertó a los demás pasajeros de los hechos. En el interior del autobús viajaban alrededor de diez pasajeros, entre ellos, Elisabeth, quien actualmente se encuentra tramitando su licencia de conducir, y que reaccionó rápidamente para salvaguardar la vida de todos.

A través de un mensaje en Twitter, la policía local dio detalles de lo sucedido expresando: "La valentía de una pasajera, que ha sujetado el volante hasta que el vehículo se ha detenido, ha evitado que ninguna persona haya resultado herida, únicamente se han producido daños materiales en la rueda delantera del vehículo”. Por ahora, se calcula que Elisabeth lideró el gigantesco automóvil por alrededor de dos a tres minutos, aunque esto suena a muy pocos segundos, para los pasajeros fueron eternos momentos de mucha angustia.

Conducir un autobús no es una tarea fácil debido al tamaño, peso, cantidad de botones que tiene, entre otras cosas, por lo que, Elisabeth con ayuda de otra persona que tomó el volante, buscaron la manera de parar el automóvil. Así lo explicó la joven de 19 años, durante una entrevista con TV3, en la que detalló: “Le quité el pie del acelerador y continué por el carril. Se había desmayado antes de girar e íbamos en sentido contrario”, contó emocionada.

Sustracción de cartera

Mientras Elisabeth buscaba frenar el autobús urbano de la línea L4, alguien dentro del transporte aprovechó la lamentable circunstancia para robar la cartera de la joven, misma que la policía logró recuperar por la noche, con todas las identificaciones de Elisabeth. Ante el vergonzoso hecho, la joven dijo en entrevista: "Me alegro de que todos estén bien, con eso tengo suficiente”.

A pesar de que todos los pasajeros salieron ilesos, tanto el conductor como la joven heroína fueron trasladados al Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida para ser sometidos a una revisión. Por suerte, el autobús no se topó con peatones, ni coches, por lo que, los daños materiales también fueron mínimos, pues tan solo se dañó la rueda delantera.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.