Mujer necesita trasplante de hígado por un piercing

La mujer que necesitó un trasplante de hígado por culpa de un piercing en la nariz

Fue diagnosticada con una Hepatitis B fulminante que hizo fallar su hígado

por Carolina Soto

Existen procedimientos de lo más comunes que en ocasiones conllevan ciertos riesgos. La realización de tatuajes y piercings son por excelencia algunos de los más comunes, en los que siempre vale la pena acudir con profesionales que se apeguen al máximo a las normas de salubridad, pues de no hacerlo, se pueden correr riesgos innecesarios. Para muestra, lo que le ha pasado a Dana Smith, de 37 años, quien según ha reportado CBS, se realizó un piercing en la nariz poco después de Thanksgiving. Lo que nunca imaginaría es que su vida estaría por cambiar por algo que parece de lo más sencillo.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

¿Cuánto cuestan los bulldogs franceses del caso de secuestro de Lady Gaga?

La vacunación contra el ébola ante el brote en Guinea

Lo que comenzó como una simple infección tras realizarse la perforación se volvió en una amenaza a su vida. Solamente un mes después de realizarse el procedimiento, comenzó a mostrar algunos síntomas. Al tener dolor en el estómago, no quiso a acudir al hospital debido a la pandemia y la situación se fue empeorando. “No quería ir al hospital con el Covid sucediendo…(pero el dolor) llegó al punto en el que sentí que ya no tenía otra opción”, ha dicho a la cadena estadounidense.

A principios de enero, las cosas empeoraron -según ABC-, cuando vomitó sangre y su hermana tomó la decisión de llevarla al Long Island Jewish Medical Center. Fue ahí donde se enteró de su diagnóstico, se trataba de una Hepatitis B fulminante y en ese momento la única opción era un trasplante de hígado. La mujer sería trasladada al North Show University Hospital, donde se le tuvo que inducir a un coma en lo que se conseguía un donador.

Afortunadamente, en 48 horas se consiguió el órgano y se pudo realizar el trasplante. Aunque de primer momento y por la urgencia de salvarle la vida, no se sabía de dónde había venido el problema, pronto se detecto que el inicio de este daño comenzó con una infección por la perforación de su nariz.

Boeing pide suspender todos los vuelos de los 777 tras el incidente en Denver

¿Qué infección la atacó?

Según la Mayo Clinic, la Hepatitis B es una infección hepática grave. Con ella se corre el riesgo de sufrir insuficiencia hepática, cáncer de hígado o cirrosis. Aunque la mayoría de los pacientes logran recuperarse a través del tratamiento, no existe una cura a este padecimiento. Es muy importante que, las personas contagiadas lleven a cabo ciertos cuidados para no infectar a nadie más, es por esto que los procedimientos en los que la sangre y fluidos juegan un papel, deben realizarse con especial cuidado.

Precisamente, uno de los síntomas que presentó Dana es muy característico de la enfermedad: el dolor abdominal, pero existen otros como: el oscurecimiento de la orina, fiebre, dolor en las articulaciones, náuseas y el color amarillento típico del padecimiento que se refleja tanto en la piel como en el globo ocular.

Una de las formas más típicas de contagio es a través del uso de jeringas contaminadas, algo que puede pasar en un procedimiento como al que se sometió esta mujer. La institución médica recomienda siempre preguntar cómo se limpia el material y asegurarte de que se usen agujas estériles cuando te realizas piercings o tatuajes.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.