AstraZeneca tendrá una versión para otoño para atacar las variaciones del Covid-19

Tras confirmar que la vacuna actual es efectiva y segura contra las variaciones de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica

Por Carolina Soto

Pasan los meses y aunque los avances que se han hecho para combatir el Covid-19 se han dado a una velocidad nunca antes vista, la realidad es que el virus también evoluciona y es necesario seguirle el paso. Aunque las medidas de vacunación, que se consideran será el único método viable de contención en este momento, ya están en marcha, el coronavirus ha sido un fenómeno difícil de alcanzar por la facilidad de su contagio. Esto simplemente se ha complicado ante las variaciones que se han ido dando en el virus inicial. Ante esta situación, las farmacéuticas están poniendo manos a la obra, y la vacuna de Oxford y AstraZeneca tendrá una nueva versión en otoño, con el fin de atacar directamente a las variantes.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

La OMS advierte sobre la relajación de las medidas contra el Covid-19

Lesiones cutáneas, un nuevo síntoma que se atribuye al Covid-19

En un comunicado de la farmacéutica, se ha dado a conocer que el primer análisis de la fase III de sus estudios clínicos, publicados en The Lancet, confirman que su vacuna actual es segura y efectiva para prevenir los casos severos y las hospitalizaciones en las variables de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, pasados 22 días después de la primera dosis. La eficacia del 75% después de la primera dosis incrementa a 82% tras la aplicación de la segunda dosis pasadas 12 semanas o más.

Ante estas buenas nuevas, la farmacéutica ha anunciado que están trabajando en tener una nueva versión de la vacuna para combatir con más fuerza los cambios constantes que está teniendo el coronavirus SARs-CoV2. El vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, Sir Mene Pangalos ha dicho: “Estamos intentando tener algo listo para otoño de este año”. Según se ha explicado, esta modificación podría tratarse como un refuerzo o como una nueva vacuna.

Este exclusivo club ofrece a sus miembros viajes a Dubái para recibir la vacuna contra el Covid-19

El cómo se logrará esto fue explicado por el Profesor Andrew Pollard, de la Universidad de Oxford, en un encuentro con los medios de comunicación: “Pienso que el trabajo de diseñar una nueva vacuna es muy, muy rápido, porque esencialmente solo es cambiar la secuencia genética de la punta de la proteína, para las nuevas variantes. Luego se produce y se hace un estudio a pequeña escala. Todo eso puede ser completado en un periodo de tiempo muy pequeño, y el otoño es verdaderamente el momento para tener nuevas vacunas disponibles para su uso en vez de tener que hacer los estudios clínicos”. Esta rapidez se podrá lograr gracias a que se usará la vacuna existente como base y solo se hará la variación necesaria para proteger mejor de las nuevas varibles.

Esta decisión no es una sorpresa, pues desde un principio se habló de la necesidad de ir adaptando las vacunas a las nuevas variantes que se fueran dando, algo que sucede, por ejemplo, con la vacuna de la influenza, que cada año tiene una adaptación.

Por qué es necesario ir haciendo la modificación

En una aparición en BBC Radio 2, el Profesor Pollard explicó que con el paso del tiempo, las variaciones pueden ir afectando la efectividad de las vacunas existentes. “Pienso que todos los desarrolladores están buscando actualizar las vacunas en este momento, para que haya vacunas probadas -y ese es un proceso relativamente corto- para asegurarse que estamos preparados si estas mutaciones resultan en una constante enfermedad severa. Pero pienso que hay pocas probabilidades de eso, cuando vemos los estudios que se han hecho en las vacunas de cualquier país en el mundo, incluyendo aquellos con variantes, si ven enfermedades severas en esos estudios, de todos modos seguimos viendo una muy buena protección”.