Casa Blanca

Los fantasmas de la Casa Blanca

Con la llegada de los Biden, han resurgido las terroríficas historias

por Carolina Soto

Una nueva familia ha llegado a instalarse en la Casa Blanca, una de las residencias con más renombre en el mundo, que abre sus puertas para los más distinguidos invitados. Localizada en el 1600 de Pennsylvania Avenue de Washington, D.C., la residencia presidencial tiene su propia mística alrededor. Personalidades como Michelle Obama han revelado algunos de los detalles sobre cómo es vivir en este lugar, en el que ni siquiera se pueden abrir las ventanas o salir sin alertar al servicio secreto, como ha quedado claro en las anécdotas de la exprimera dama. Pero otros más, como Jenna Bush han narrado sus encuentros paranormales en el lugar. Y es que con familias habitando el lugar desde el año 1800, no es raro que se reporte la aparición de uno que otro fantasma en el lugar.

MÁS NOTICIAS DE LA INVESTIDURA

Quién es el novio de Naomi, la nieta de Joe Biden

La tropa Biden al completo celebra al nuevo mandatario estadouniense

En el show Today, en el que participa, Jenna contó su experiencia mientras su padre era presidente. “La Casa Blanca tiene que estar embrujada”, dijo mientras comenzaba su relato. “Mi celular me despertó a mitad de la noche, teníamos una chimenea en nuestro cuarto. Y de la nada comenzamos a escuchar música de piano de los años 20s, como si estuviera ahí, saliendo de la chimenea. Brinqué a la cama de Bárbara -su hermana gemela-, las dos estábamos despiertas. La siguiente semana pasa lo mismo, pero era ópera”, cuenta la conductora, quien confiesa que intentaron olvidarlo, hasta que le preguntó a un empleado que sigue trabajando en la residencia y simplemente le contestó: “Oh, Jenna, no creerías lo que yo he escuchado”.

Hay registro de por lo menos ocho presidentes que aseguran han visto o escuchado algún fantasma. Por ejemplo, Abraham Lincoln decía que veía a su hijo Willie, quien murió a los 11 años en 1862. Lo curioso es que muchos aseguran haber visto el fantasma de Lincoln, entre ellos, la Reina Wilhelmina de Holanda, a quien se le apareció en 1942. Winston Churchill lo habría visto un par de días antes camino a la bañera. Los reportes de ese fantasma en particular son tantos, que Reagan decía que su perro se negaba a entrar a la habitación que perteneció al expresidente.

Con chimeneas de mármol negro y 33 habitaciones, así es la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris

Los relatos han quedado también por escrito, en una carta, que se encuentra en el museo presidencia, de Harry Truman, se encuentra descrito el susto que se llevó una noche de 1946. Al parecer, el mandatario se fue a dormir a las 9 de la noche, pero seis horas después lo despertaron tocando a su puerta: “Brinqué y me puse mi bata, abrí la puerta y no había nadie. Salí, vi el pasillo, revisé tu cuarto y el de Margie. Nada. Regresé a la cama tras cerrar las puertas y escuché pasos en sus recámaras que había dejado abiertas. Brinqué y me asomé, ¡no había nadie! El maldito lugar está embrujado, estoy seguro. El servicio secreto dice que no había ni un guardia ahí a esa hora. Más vale que tú y Margie regresen y me protejan antes de que esos fantasmas me lleven”.

Las historias de estas apariciones son tantas, que existen libros y recorridos dedicados a repasar los sucesos. Con experiencia trabajando en el recinto por ocho años, los Biden deben estar ya más que familiarizados con estos relatos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.