Donald Trump

Trump arremete, no irá a la investidura de Biden y apoya a los manifestantes

Mientras sus seguidores extremos podrían enfrentar 10 años de prisión, él vuelve a llamarlos ‘patriotas’

por Carolina Soto

Los últimos han sido tres días caóticos para los Estados Unidos. La toma violenta del Capitolio por los simpatizantes radicales de Donald Trump ha sido solamente el primero de una cadena de sucesos que mantienen en vilo al país vecino. Tras las vergonzosas escenas que se vivieron, el día de ayer se barajeó la posibilidad de recurrir a la enmienda 25 de la constitución estadounidense para remover a Trump del poder, seguido de la amenaza de Nancy Pelosi de su intención de hacer un nuevo juicio de impeachment. Con solo 12 días más en la presidencia, Trump ha retomado el poder de su cuenta de Twitter, después de que se le suspendiera por un día, pero si en su primer video condenaba los actos sucedidos, en los más recientes vuelve a llamar ‘patriotas’ a los sujetos que por sus actos violentos podrían pasar hasta 10 años en prisión.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Joe Biden considera que la negativa de Trump a reconocer su triunfo es una 'vergüenza'

Los tres reveses que Trump sufrió en su intento de desestimar las elecciones

Si cuando apareció su primer video, en el que admitía su derrota, se decía que su cambio de tono venía de las amenazas de poder enfrentar consecuencias legales de sus actos, estas teorías cobraron fuerza con sus más recientes mensajes. “Los 75,000,000 grandes patriotas estadounidenses que votaron por mí, ‘Estados Unidos primero’ y ‘Hacer Estados Unidos grande otra vez’, tendrán una voz gigante en el futuro. No se les van a faltar al respeto ni van a ser tratados injustamente en ningún modo, manera o forma”, fue el primer mensaje y el que más polémica ha causado, al llamar nuevamente ‘patriotas’ a los protagonistas de las violentas escenas de este miércoles.

Qué es el ‘impeachment’ que enfrenta Trump y qué expresidentes han pasado por eso

Por si alguien tenía duda, continuó diciendo: “Para todos aquellos que han preguntado, no voy a ir a la investidura del 20 de enero”. Al suceder esto, Trump se convertiría en el primer presidente estadounidense desde 1869 en no asistir a la investidura de su sucesor. Aunque con la preocupación de que se repita una escena como la de esta semana, no es necesariamente una mala idea que no se encuentre ahí. Por supuesto, estos comentarios solo han avivado los planes de removerlo de la presidencia lo antes posible, aunque apenas y le queda una docena de días en el poder.

Las consecuencias para los violentos manifestantes

Después de que Trump intentara deslindarse de ellos, ha vuelto ha reafirmar su apoyo a través de sus últimos tweets, pero los manifestantes violentos del Capitolio podrían enfrentar un panorama bastante difícil. Fue precisamente a partir de una orden que el todavía mandatario dio hace un tiempo, que los culpables podrían pasar hasta 10 años en prisión, la pena máxima por dañar propiedad federal en aquel país. El Fiscal General, Jeffrey Rosen informó a través de un comunicado: “Ayer, nuestra nación vio con incredulidad cómo una turba irrumpió en el edificio del Capitolio, lo que requirió que la fuerza local y federal ayudara a restaurar el orden. El Departamento de Justicia está comprometido en asegurar que aquellos responsables de este ataque a nuestro Gobierno y al cumplimiento de la ley, enfrenten completas consecuencias de sus acciones bajo nuestra ley. Nuestros fiscales criminales han estado trabajando durante la noche con agentes especiales e investigadores…reuniendo evidencia, identificando a perpetuadores y levantando cargos por crímenes federales según ha correspondido”. Mientras el FBI pide ayuda la su identificación y localización, en redes sociales como Instagram y Tiktok hay perfiles completos con toda la información.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.