ballena

Una 'cola de ballena' evita que un accidente de tren se convierta en una tragedia

Una escultura con forma de ballena sostuvo a un convoy de tren que se descarriló y evitó que cayera a un precipicio de 10 metros

by Ricardo Vidal

Sin duda alguna, el metro de cualquier ciudad guarda historias extraordinarias que suceden día con día. Sin embargo, lo sucedido recientemente en la estación De Akkers, en la localidad holandesa de Spijkenisse, cerca de Rotterdam, ha causado conmoción en todo el mundo, pues lo que pudo haber terminado en tragedia, acabó siendo una auténtica anécdota que bien podría servir para el guión de una película de acción. ¿El héroe de la historia? Una gigantesca escultura con forma de cola de ballena.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado 2 de noviembre, cuando el conductor de un convoy del metro, que corría en una vía elevada, perdió el control de este y terminó estrellándose con el final de las vías, provocando su descarrilamiento. Sin embargo, una enorme escultura con forma de cola de ballena sostuvo al tren, evitando así que callera al precipicio y dejando como resultado una imagen surrealista, que bien podría pasar como toda una obra de arte.

Las imágenes del tren posando sobre la gigantesca escultura ya le han dado la vuelta al mundo, causando conmoción en todos lados. De hecho, en redes sociales se ha pedido a las autoridades de la localidad que no retiraran el tren de la escultura y que lo dejaran como testigo del increíble suceso, pero las autoridades ya trabajan en retirar el colapsado convoy de las alturas, pues representa un riesgo inminente para la población. “Estamos analizando cómo sacar el tren de ahí de una manera controlada y con todas las medidas de precaución”, ha informado al medio local NOS Carly Gorter, portavoz oficial.

Por fortuna, el tren venía sin pasajeros y el conductor del convoy resultó ileso, aunque sí un poco espantado, sin embargo, fue trasladado al hospital para asegurarse de que todo estuviera bien con su salud. Luego de su breve estancia en el hospital, fue presentado ante las autoridades para rendir su declaración y deslindar responsabilidades.

Ironías de la vida…

Curiosamente, el nombre de la escultura es Salvado por la cola de una ballena, por lo que la historia resulta aún más extraordinaria y al mismo tiempo irónica, algo que el mismo autor de la obra reconoce. “Por supuesto que parece bastante poético", expresó el artista y arquitecto Maarten Struijs, según declaraciones citadas por el periódico Algemeen Dagblad. "Pero es una suerte que la cola pudiera soportar el peso del tren", agregó.

La obra fue instalada en 2002 al final de las vías férreas y está construida en poliéster reforzado, algo que ha llenado de sorpresa al autor. “Me sorprende que sea tan fuerte… Si el plástico ha estado ahí durante casi 20 años, no esperas que sostenga todo un vagón de metro”, compartió con los medios locales.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.