Miguel Bosé y Nacho Palau, en 2004

Miguel Bosé y su ex Nacho Palau se enfrentan este lunes al juicio por la filiación de sus cuatro hijos

El escultor pide que los dos pares de mellizos sean considerados hermanos

by hola.com

Tras una larga espera, ha llegado el momento en que el cantante Miguel Bosé y el que fuera su pareja durante veintiséis años, el escultor Nacho Palau van a verse las caras en el juicio en el que se va decidir la filiación de sus cuatro hijos, Tadeo, Diego, Ivo y Telmo, según ha confirmado el abogado del escultor, José Gabriel Ortolá. La vista -inicialmente prevista para el mes de marzo- se celebrará este lunes en un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid), ya que la pareja residía en la zona próxima de Somosaguas, aunque actualmente Miguel tiene fijada su residencia en México y Nacho en Valencia, su tierra natal.  El escultor pide que los dos pares de mellizos sean considerados hermanos: "Los niños se necesitan, todo es un despropósito", ha asegurado Palau en una entrevista a Vanity Fair.

El juicio se ha fijado para este lunes, 19 de octubre, a las nueve de la mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Pozuelo de Alarcón, a las afueras de Madrid. Han pasado ya dos años desde que Nacho Palau demandara a Bosé, tras su separación, por la filiación de sus hijos, Ivo y Telmo. Palau considera, y es lo que quiere defender ante el tribunal, que los dos niños y los dos hijos de Miguel, Tadeo y Diego, son hermanos aunque no compartan los mismos genes ni tengan los mismos apellidos. En opinión de Palau debe pesar el hecho de que entre ellos existe una “filiación afectiva e intencional”, ya que fueron concebidos con el objetivo de vivir en una misma familia, según publica la revista. Y, de hecho, los cuatro niños crecieron en la casa del artista en Somosaguas sintiéndose hermanos, sin distinción alguna entre ellos.

Miguel Bosé: cómo es su vida en México y cómo le ha afectado la muerte de su madre
Miguel Bosé explica las razones de su 'desaparición'

Juntos durante un mes

Los cuatro niños, que ya tienen 9 años, se han reencontrado este verano y han estado juntos durante un mes, tras pasar un año sin verse, ya que desde que anunciaron su separación Diego y Tadeo, hijos biológicos de Miguel, se fueron a vivir a México con el artista, mientras el escultor se trasladaba con Ivo y Telmo, sus hijos biológicos, a Chelva, en Valencia, donde continuan viviendo desde entonces. "Ha estado muy bien", decía sobre ese reencuentro de sus hijos el que fuera pareja de Miguel a Carlota Corredera, la presentadora de Hormigas blancas de Telecinco, sin querer entrar en más detalles pero asegurando que los niños habían disfrutado mucho de esos días juntos.

"Seguimos igual que siempre. Igual que siempre. Lo de los niños... las visitas de los niños, son las visitas de los niños, y el resto es el resto. O sea que todo sigue igual", decía entonces el escultor sobre su actual relación actual con Miguel. Durante todo el tiempo que estuvieron juntos, Miguel Bosé, absolutamente celoso de su vida privada, había conseguido que no se conociera la relación que mantenía con Nacho Palau. Y fue su ruptura, a finales de 2018, cuando un comunicado emitido por el que fuera su pareja, destapó este largo noviazgo. 

Palau, que ahora trabaja también como cocinero también quiso aclarar su situación económica y aseguró que no tiene "ningún pacto", ni ha firmado ni recibido nada. "Estoy trabajando. Estoy contento", señaló. 

Tras su reencuentro veraniego en Madrid, los niños han regresado a México y Chelva, respectivamente, aunque hablan por teléfono a menudo. La resolución judicial determinará cómo se desarrolla su futuro a partir de ahora.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.