Esther Salas

El joven tenía 20 años

La juez que perdió a su hijo a manos de un abogado rompe el silencio

La juez ha pedido mayor protección para quienes como ella hacen valer la justicia

by Carolina Soto

Hace un par de semanas, la noticia del joven hijo de una juez, asesinado por un abogado que no estaba conforme con sus decisiones, dio la vuelta al mundo. Ahora Esther Salas, la juez federal de New Jersey, ha roto el silencio para dar su desgarrador testimonio, en el que ha pedido mayor protección para quienes como ella hacen valer la ley. La juez dio a conocer que su hijo murió cuando Roy Den Hollander quiso disparar directamente a su padre, en la residencia de la familia en New Brunswick. Un día después, el abogado que logró escapar, se quitó la vida con un disparo. Ahora, se sospecha que podría haber matado a otro abogado ocho días antes.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

La presentadora que descubrió que tenía cáncer gracias a una televidente

El trágico fallecimiento de la exdirectora de Kipling en un ataque de tiburón

“Hace dos semanas, mi vida como la conocía cambió en un instante, y mi familia nunca volverá a ser la misma. Un hombre loco, que yo creo me tenía a mí como objetivo por mi posición como juez federal, vino a mi casa”, comenzó el testimonio en video de la juez que se transmitió en la ABC. Salas narra que apenas el fin de semana habían celebrado el cumpleaños de su hijo y que se encontraban platicando cuando escucharon el timbre. Sin darle mucho tiempo a su madre, Daniel subió las escaleras para abrir: “En cuestión de segundos escuché los disparos y a alguien gritando ‘no’”.

El hombre se encontraba disfrazado de un repartidor de FedEx, según explica Salas, su esposo y su hijo llegaron a la puerta juntos. “Daniel, siendo Daniel, protegió a su papá y recibió el primer disparo directamente en el pecho…Después el monstruo volteó y se dirigió a mi marido, y comenzó a dispararle. Un balazo tras otro”, narró con la voz entrecortada. El esposo de la juez logró sobrevivir al ataque pero todavía está en el hospital después de ser sometido a varias operaciones.

“Mi familia ha experimentado un dolor que nadie debería de pasar nunca. Estoy aquí pidiéndole a todos que me ayuden a asegurarme de que nadie tenga que experimentar este tipo de dolor… Tal vez no logremos impedir que algo como esto vuelva a pasar. Pero podemos hacer más difícil para quienes nos buscar el encontrarnos. Como jueces federales, entendemos que nuestras decisiones van a ser analizadas. Algunos pueden estar fuertemente en desacuerdo con nuestras determinaciones. Sabemos que nuestro trabajo nos requiere tomar las decisiones difíciles. A veces esas decisiones pueden dejar a la gente enojada y molesta. Eso viene con el cargo”, ha dicho.

“Lo aceptamos, pero lo que no podemos aceptar es que se nos fuerce a vivir con miedo nuestras vidas porque nuestra información personal como la dirección de nuestra casa, puede ser fácilmente obtenida por cualquiera buscando dañarnos a nosotros o a nuestras familias”, continúa. “Desgraciadamente, para mi familia, la amenaza es real. El flujo libre de información en internet permitió a este enfermo y desquiciado hombre ser capaz de encontrar nuestra información personal y atacarnos”.

El golfista colombiano Camilo Villegas, de luto por el sensible fallecimiento de su hija de dos años

La petición

La juez explicó que la información de ella y sus compañeros se encuentra disponible en internet, además de que hay compañías que se dedican a vender su información personal. “En mi caso, el monstruo sabía en dónde vivía y a qué iglesia voy, y tenía un documento completo mío y de mi familia. En este momento no hay nada que podamos hacer para detenerlos y eso es inaceptable. La muerte de mi hijo no puede ser en vano”, finalizó.

En el ataque que de por sí era extraño, la juez nunca llevó ningún caso de Hollander, pero el hombre había mostrado su disconformidad en internet sobre las decisiones que Salas había tomado en un juicio en específico. Se sabe que el hombre que tenía un diagnóstico reciente de cáncer terminal, guardaba en su auto una lista de 12 personas para atacar, entre las que se encontraban 2 jueces y 2 oncólogos que lo habían tratado.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.