joven.bici.

Por coronavirus, joven hace viaje de Escocia a Grecia en bicicleta para reunirse con su familia

Tras la cancelación de vuelos por la pandemia, un joven griego se las ingenió para poder reunirse con su familia en medio de la cuarentena

by Ricardo Vidal

La pandemia por el coronavirus no solo nos ha dejado malas noticias. También historias inspiradoras que nos hacen reflexionar sobre los alcances que una persona puede llegar a tener con tal de alcanzar un objetivo, por muy ambicioso que sea este. Tal es el caso de Kleon Papadimitriou, un joven originario de Atenas, Grecia, que quedó atrapado en Escocia, donde realiza sus estudios universitarios, luego de que varios países de Europa cerraran sus fronteras y comenzaran a cancelarse los viajes en avión y autobuses, al llegar la pandemia a ese continente. Consciente de que las cosas estarían así por al menos unos meses, el joven de 20 años comenzó a idear un plan que lo ayudara a reencontrarse con su familia en Grecia, y que este no incluyera ningún medio de transporte no permitido durante la emergencia sanitaria, por lo que lo único que se le ocurrió fue hacer la travesía a bordo de su bicicleta.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD:

De acuerdo con CNN, medio que ha dado seguimiento a la hazaña del estudiante de la Universidad Aberdeen, Kleon comenzó a planear su travesía a inicios del mes de abril, luego de intentar conseguir algunos vuelos para regresar a su país natal sin éxito. A pesar de estar muy convencido de realizar su viaje en bici, no estaba seguro de que lo lograría. Sin embargo, continuó investigando sobre el recorrido al que estaba a punto de aventurarse y cuando se quiso darse cuenta, ya estaba comprando el equipo necesario para iniciar su larga travesía. Habló con algunos de sus amigos y con sus padres, quienes de inmediato le dieron su aprobación, creyendo que tal vez se trataba de una idea que después abandonaría.

Pero no fue así, Papadimitriou estaba dispuesto a reunirse con su familia contra todo pronóstico. La única condición de su papá fue el que se mantuviera en contacto con ellos en todo momento, a  través de una app que les permitiera seguir en tiempo real su travesía y saber que se encontraba bien. Fue así como, equipado con sardinas enlatadas, un bote de crema de cacahuate, una bolsa de dormir y una tienda de campaña, Kleon comenzó su aventura a bordo de su bicicleta el pasado 10 de mayo. Cruzó Inglaterra y los Países Bajos, recorrió el Río Rin en Alemania durante varios días, pedaleó por Austria y bajó por la costa oriental de Italia antes de tomar un barco que lo llevaría hasta el puerto griego de Patras, donde nuevamente retomó los pedales hasta su barrio natal, en Atenas.

Su recorrido fue seguido por su familia a través de la app mencionada anteriormente. Sin embargo, conforme su historia comenzó a contarse en redes sociales, mas gente empezó a seguir el viaje de Papadimitriou, quien también registró cada paso de su travesía a través de Instagram. Tras 48 días de viaje y más de 3 mil 200 kilómetros de recorrido, Kleon pudo reencontrarse con su familia el pasado 27 de junio, quienes lo esperaban con los brazos abiertos en compañía de vecinos y otras personas que se enteraron de su hazaña y querían felicitarlo de primera mano. "Fue muy emotivo. Viniendo de una familia de dos padres que fueron muy aventureros en sus años de juventud, al verme seguir sus pasos, creo que es muy conmovedor para ellos y obviamente significa mucho para mí”, dijo Kleon a CNN.

Las lecciones que le dejó su viaje

A lo largo de su aventura, Kleon Papadimitriou tuvo que dejar atrás su timidez y aprender a relacionarse con algunos desconocidos, pues fue gracias a ellos que el joven, que montaba campamentos para pernoctar en bosques y campos donde le cayera la noche, pudo tomar un baño e incluso dormir en una cómoda cama, además de obtener comida caliente. Además, el darse cuenta de sus propios límites y alcances, lo hacen sentirse orgulloso de sí mismo. "Creo que mejoré como persona, tengo más confianza en mí mismo, tengo más confianza en mis habilidades", dijo. "Si no supiera que he hecho el viaje y me preguntaras si podría hacerlo, diría que no, ¿cómo podría hacer todas esas cosas?”, dijo satisfecho.

"Cuando pones el listón realmente alto e intentas alcanzar un objetivo realmente ambicioso, ya sea que lo consigas o no, habrás mejorado", dijo. "Aprenderás cosas sobre ti y te sorprenderás", reflexionó.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.