tokioprohibido

Tokio 2020 no permitirá ninguna protesta de los atletas

by Carolina Soto

Nada de hincarse durante el himno o el famoso puño levantado, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 han dado a conocer que no permitirán ningún tipo de protesta política. El Comité Olímpico ha dado a conocer el reglamento que especifica las manifestaciones políticas que quedarán prohibidas en la competencia. Por supuesto, esto no significa que los atletas podrán dar a conocer su punto de vista a través de entrevistas o de sus redes sociales, pero se les pide no hacer estas demostraciones en el pódium.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

El pueblo de Frozen existe…y ya no puede con los turistas

Encuentran sin vida al creador de Ugly Betty ante la tristeza de sus protagonistas

Históricamente, imágenes de atletas en protesta al recibir su medalla han dado la vuelta al mundo, desde aquellas fotografías en México 68 cuando Tommie Smith y John Carlos levantaron los puños al escuchar el himno de su país. Esto ha sucedido por décadas, hasta que en los Juegos Panamericanos del 2019, el Comité sancionó a dos deportistas que decidieron hincarse y levantar el puño al momento de escuchar su himno.

Ante advertencia no hay engaño y al hacer pública esta regla con tanta anticipación para los Juegos que se llevarán a cabo este verano, se ha anunciado que aquellos que fallen a esto recibirán tres penalizaciones distintas.

¿La razón de esta prohibición? El Comité Olímpico Internacional ha explicado: “Es un principio fundamental que el deporte sea neutral y debe estar separado de interferencias políticas, religiosas o de cualquier tipo”. Además, apuntan: “La misión de los Juegos Olímpicos, unir al mundo, puede facilitar el entendimiento de diferentes puntos de vista, pero esto se puede lograr solo si todos respetan esta diversidad”.

Esto no es nuevo, entre las reglas de la competición, el apartado 50 prohíbe tajantemente cualquier manifestación política, religiosa o racial.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.