ninio

Un pequeño rompe en llanto luego de invitar a cenar a un viejito que vendía paletas

por Ricardo Vidal

Sin duda alguna, el corazón de un niño puede ser tan grande que incluso termina por dar lecciones de vida muy importantes a los adultos. Justo como sucedió con Karen Espinosa, una madre mexicana que no pudo evitar sentirse conmovida ante el tierno gesto de su hijo Adalid, para con un comerciante de edad avanzada que se sentó cerca de donde ellos cenaban.

A través de sus redes sociales, la orgullosa madre compartió la historia de su pequeño, la cual rápidamente se volvió viral. En su publicación, Karen contó que mientras cenaban en un restaurante de tacos, su hijo se percató de la presencia del viejito y de inmediato quiso ayudarlo. “Estábamos cenando cuando llego este viejito vendiendo paletas de bombón, muy cansado -me imagino- de andar trabajando todo el día. Adalid desde que lo vio no lo dudó y se paró de la mesa y le regaló $40 pesos que momentos antes había ganado jugando lotería mexicana. El señor le daba unas paletas y (mi hijo) contestó: ‘quédeselas y véndalas’”, relató la joven mamá.

El pequeño volvió a su mesa, pero su mamá notó que algo aún le afectaba. “Yo lo observaba inquieto y no dejaba de ver al viejito”, contó Karen.  “De nuevo se para y me dice que le va a dar otros $29 pesos que traía”, agregó. A pesar de estos gestos, el pequeño no pudo evitar sentirse conmovido por la situación del vendedor de paletas por lo que decidió invitarlo a cenar. “En eso regresa con lágrimas en los ojos y me dice ‘mamá: ¿podemos comprarle unos tacos y un refresco?, porque mira, tiene mucha hambre’”, explicó.

Karen contó que el niño le preguntó al señor que de qué iba a querer sus tacos y de inmediato se los pidió al mesero, haciendo énfasis que durante ese tiempo el menor de mantuvo al tanto de que le hicieran la cena al vendedor de paletas. “En eso, de repente empieza a llorar y le pregunto ‘¿por qué? Me dice: ‘es que mira mamá está cenando tan a gusto’", agregó,

La madre concluyó su relato haciendo una reflexión sobre la lección que su hijo le dio aquella noche y sobre su papel como madre. “De verdad que yo no sé quién le dio la vida a quien. A veces como mamá me pregunto si estoy haciendo bien mi trabajo como tal y dudo día a día si lo hago bien, pero acciones como estas me dan respuestas a todas mis dudas”, finalizó Karen.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie