Sanna Marin

Finlandia acaba de nombrar a la primer ministro más joven del mundo

Sanna Marin, de 34 años, está por convertirse en la mandataria más joven del mundo

por Carolina Soto

Solo tiene 34 años, pero Sanna Marin ya se ha convertido en la mandataria más joven del mundo. La nueva Primer Ministro de Finlandia representa una nueva fracción encabezada por políticas en sus tempranos 30, que hoy representan cinco partidos políticos en aquel país. Aunque es muy joven, Sanna ha servido ya como ministro de transporte y comunicación, pero esto no sorprende al saber que nadie en su coalición está por encima de los 35 años.

Sanna MarinVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Ha muerto Pete Frates, el hombre que inspiró el Ice Bucket Challenge

Rusia fuera de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Nunca he pensado en mi edad o género”, ha dicho una franca Sanna este fin de semana a los medios de su país. La graduada de administración ha dejado claro que su interés es la política, algo que tuvo claro desde que terminó sus estudios en 2012. Nació en 1985 en Helsinki y es hija de un matrimonio homoparental, algo en lo que ha hecho énfasis para dejar clara su defensa de las minorías. “Soy de una familia homoparental y eso sin duda me ha condicionado para que la igualdad, la paridad y los derechos humanos sean muy importantes para mí”, dijo a medios locales.

Sanna está casada con Markus Räikkönen y tiene es madre de un niña de casi dos años llamada Emma, quien era la gran protagonista de su cuenta de Instagram antes de que Sanna decidiera usar el perfil para sus compromisos políticos. Adentrada en el uso de estas plataformas, la joven se ve de lo más casual y natural en sus fotografías que documentan desde sus años de juventud, su matrimonio y su maternidad.

Sanna MarinVER GALERÍA

En 2015, Sanna habló de lo difícil que le fue crecer en una época en la que no era común que se hablara de las parejas homoparentales. “El silencio era lo más difícil. La invisibilidad provocó un sentimiento de incompetencia. No éramos reconocidas como una verdadera familia o igual a otras. Pero no me bulleaban. Incluso cuando era pequeña, era muy franca y necia. No hubiera aceptado nada fácil”, dijo a Menaiset.

La llegada de Sanna se dio de forma súbita, después de que la semana pasada el gobierno finlandés renunciara al apuntar que habían perdido confianza en el Primer Ministro Antti Rinne. Esto hace que Sanna tome el país en un momento muy complicado en el que las manifestaciones no han cesado, aún así tendrá que representar a Finlandia la próxima semana en Bruselas en la reunión de las Naciones Unidas.

Sanna MarinVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie