Melissa Benoist

La protagonista de Supergirl, Melissa Benoist, revela que es sobreviviente de violencia doméstica

por Carolina Soto

Con enorme templanza, Melissa Benoist -protagonista de Supergirl- ha dado a conocer que es una sobreviviente de violencia doméstica. En un video de 14 minutos, la actriz compartió su historia, buscando con esto prevenir que otras mujeres sufran lo mismo que ella. A través de su cuenta de Instagram ha querido dejar claro que ella es solo 1 de las muchas mujeres que han pasado por esto, pues explica que 1 entre 4 mujeres enfrentan una situación similar. “El largo y complejo camino a la recuperación y reconciliación me ha traído a este momento en el que me siento suficientemente fuerte sobre mi experiencia de forma abierta, honesta y sin pena. Compartiendo mi historia, ojalá pueda empoderar a otros buscando ayuda y salir de una relación abusiva. Todos merecen ser queridos y evitar la violencia, el miedo y el daño físico”, escribió.

Melissa BenoistVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Un joven con pulmones dañados por vapear: ‘Le rogué a mis papás que me dejaran morir’

El primer modelo asiático en protagonizar una campaña de Louis Vuitton ha fallecido a los 35 años en un set

“Normalmente no hago cosas como ésta, pero he escrito algo que quiero compartir”, comienza el video en el que explica que está muy nerviosa y pide comprensión. “Soy sobreviviente de violencia doméstica o IPV (Violencia de Pareja Íntima por sus siglas en inglés) que es algo que jamás esperé en mi vida decir en voz alta, mucho menos publicar. Él era una persona magnánima, quien en verdad no te daba opción a no sentirte atraído a él. Podía ser encantador, divertido, manipulador, astuto. Era más chico que yo, su inmadurez era obvia. Por un período de tiempo no estuve interesada. Estaba recientemente soltera, acostumbrándome al cambio en mi vida”, explica antes de decir que se volvieron amigos, él haciéndola sentir especial y reírse, pronto comenzarían a salir como pareja.

Estaba insegura sobre en lo que me estaba metiendo desde el inicio, aunque pueda sonar raro”, confiesa. Tratando de buscar explicaciones a lo que pasó, Melissa reflexiona: “Todavía me cuesta trabajo diseccionar lo que estaba pensando y sintiendo que me hizo no detener lo que se sentía como un tren a toda velocidad. Pero la deducción más lógica a la que he llegado es que fui hija de un hogar sin violencia, pero de una casa rota, las maneras en las que el divorcio de mis padres se manifestó en mí son variadas pero el terror de una relación fallida en mi propia vida era una de ellas. Tampoco había descubierto que puedo decir no y decepcionar a alguien, y que eso está bien”.

Melissa BenoistVER GALERÍA

“Me amaba, yo pensé que lo amaba e iba a hacer que funcionara”, continúa, narrando como la depresión y los problemas de su pareja, a quien no nombra, poco a poco evolucionaron a celos desmedidos, limitaciones en su ropa y su trabajo. “Nada de eso lo registré como abuso, porque estaba muy preocupada por cómo se sentía él en ese momento, como para comprender cómo me afectaba a mí. En retrospectiva veo que cada alerta roja estaba seguida de un patrón muy claro en el camino de que las cosas se volvieran violentas. Porque la violencia (física) es muy a menudo precedida por violencia mental, emociona, verbal y psicológica”, dice con la voz entrecortada.

Fue cinco meses después de comenzar su relación que las cosas escalaron, las cosas avanzaron tan rápido que Melissa no supo cómo responder. Lo que comenzó con un smoothie aventado a su cara, pronto fue seguido de peleas físicas que la actriz dice no puede ni articular. “Tenía que ser secreto por pena, por miedo a más ataques, por negación a aceptar que esto estaba pasando”, Melissa continúa describiendo ataques desgarradores en los que incluso paredes y puertas acababan destruidas. “Aprendí a no valorarme”, dice antes de explicar que todas las peleas acababan con una dosis de realidad en la que él se daba cuenta de lo que le había hecho para después ponerla siempre en una tina en lo que él trataba de controlarse.

Melissa BenoistVER GALERÍA

Nunca me hizo sentir como que pensaba que merecía la paliza, lo que supongo, me daba tranquilidad”, continúa, “sus disculpas eran profundas y efectivas en hacernos regresar a la sanidad y a la imagen de una amorosa relación. Pero profundamente nunca creí que cambiaría, solo me engañaba pensando que podía ayudarlo. Pensé que podía amarlo lo suficiente para hacerlo ver una vida en la que la violencia no es la manera en la que lidiar con las emociones”.

Cambié y no estoy orgullosa en cómo cambié. Me convertí en una persona que nunca me podría haber imaginado que vivía dentro de mí, porque estaba furiosa por lo que estaba pasando y el que estaba permitiéndolo por miedo al fracaso. Experimenté en primera mano que la violencia atrae violencia, empecé a pelear de vuelta, porque el enojo es contagioso”, dice admitiendo que se volvió la peor versión de sí misma, incluso llegando a no pararse de la cama solo por dos horas al día.

Melissa BenoistVER GALERÍA

A su círculo más cercano le mintió, para ocultar los moretones para protegerlo. “Sabía que cómo me estaba tratando estaba mal, pero pensaba las consecuencias que él sufriría si exponía su conducta no podría soportarlas”, eso hasta que dañó su cara enormemente, casi desorbitando su ojo con un golpe de un iPhone. El daño era tal que era imposible ocultarlo, por lo que los dos hicieron una intricada historia juntos, él la llevó al hospital, donde la policía la interrogó pero ella negó todo y ambos se rieron de lo que pasaba. “Es una herida que nunca se va a curar, mi visión nunca será la misma y emocionalmente después de eso, yo estaba acabada”, confiesa, “pero era muy tarde para salir. ¿Sería seguro dejarlo? Me había aislado tanto en mi vida que me hice creer que no tenía a quien recurrir si lo dejaba y estaba avergonzada”.

Sin saberlo, mucha gente en su vida sospechaba lo que estaba pasando. Un día, una amiga le preguntó si estaba pasando por eso y por primera vez lo aceptó, en ese momento supo que supo qué hacer. “Tenía que escapar”, dice, “dejarlo no fue algo fácil. No es un evento, es un proceso”. Melissa deja claro: “Esto no es una noticia, esto fue mi vida”.

La actriz deja claro que lograr salir de esto ha sido una de las experiencias más gratificantes de su vida: “Me voy a estar recuperando de esto toda mi vida y está bien”, dice entera, explicando que este tipo de violencia es una de las menos denunciadas en Estados Unidos. “Quiero que las estadísticas cambien y espero que al contar mi historia ayude a prevenir que más historias como la mía pasen. Elijo amar, no elijo minimizar mi vida por miedo…Si estás pasando por lo que yo pasé y estás viendo esto, tal vez ésta sea la gota que derrame el vaso o por lo menos empieces a pensar en tu libertad. En ese caso, estoy aquí, estoy contigo y puedes y mereces vivir una vida sin violencia”, finaliza”.

Melissa BenoistVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie