walkermcknight

Un joven con pulmones dañados por vapear: ‘Le rogué a mis papás que me dejaran morir’

por Carolina Soto

La historia de Walker McKnight ha dado la vuelta al mundo por ser una de las más significativas cuando de los problemas que los cigarros electrónicos pueden traer se trata. El joven atleta tenía solo 19 años cuando por primera vez se inició en el popular vaping, solo tres meses después está sorteando una durísima batalla por salvar su vida. Durante cinco meses estuvo hospitalizado y conectado a un respirador, mientras los doctores intentaban que sus hinchados pulmones no colapsaran.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Roban de un museo en Alemania piezas valuadas en mil millones de dólares

Conmoción por la muerte de una mujer embarazada en un ataque de perros

Le rogué a mis padres que me dejaran morir. No le desearía esto a nadie”, ha dicho el chico a People después de que lograran salvarle la vida. Según ha descrito su doctor, quien ha tratado otros seis casos similares, Walker estaba literalmente muriendo frente a sus ojos. El declive de su salud fue muy rápido, comenzando con una especie de gripa que pronto parecía neumonía hasta que cayó en un coma sin que nadie le preguntara si vapeaba. Mientras estaba inconsciente, sus padres limpiaron su dormitorio en la universidad y encontraron productos relacionados con el cigarro electrónico, lo que reportaron rápidamente a su doctor. Ahora se sabe que tenía un adnerovirus que podría haber superado fácilmente al ser un sano y joven atleta, pero por su uso del cigarro electrónico tuvo secuelas inmensurables.

Como muchos otros, Walker confiesa que desconocía las consecuencias de usar un cigarro electrónico, desgraciadamente, él tuvo que experimentar las devastadoras secuelas de vapear en carne propia. Walker ha explicado que le costó menos de una semana el volverse adicto a la sustancia que emite este aparato, pero su lucha por la salud le llevará mucho más tiempo.

Tras cinco meses hospitalizado, con solo 20 años, Walker tiene el pulmón izquierdo colapsado y sus dos riñones ya no funcionan, por lo que para sobrevivir necesitará someterse a un trasplante de los tres órganos. De momento, usa un tanque de oxígeno y debe someterse diario a diálisis, además de hacer terapia de rehabilitación.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie