dresden

Roban de un museo en Alemania piezas valuadas en mil millones de dólares

En lo que podría ser el robo más caro de la historia, se está buscando que los ladrones no derritan las piezas invaluables

por Carolina Soto

El museo Green Vault de Dresde, Alemania, ha sido esta mañana escenario del que bien podría ser el robo más costoso de la historia. Hasta el momento se sabe que un grupo de ladrones robó de la galería por lo menos tres sets invaluables de joyería del siglo 18. Al parecer, los asaltantes entraron al lugar por una ventana para dentro del lugar, simplemente quebrar los aparadores de vidrio en donde se encontraban los juegos de joyería que según se ha reportado fueron comisionados por Augusto el Fuerte en el siglo 18.

El impacto de este robo ha sido tal que expertos del museo han rogado a los ladrones que no derritan las piezas que tienen son ‘invaluables’. Y es que aunque poco suena el nombre de Augusto II de Polonia, su historia cuenta que desde muy joven visito el Palacio de Versalles y quedando prendado de su belleza decidió, no solo hacer de Dresde la ciudad más hermosa, sino que también buscó competir con la extravagante colección de joyería de Luis XIV. Las piezas que hoy han sido robadas, son parte de aquella riqueza que decidió reunir y de hecho, fueron extraídas de un museo que él mismo fundó.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

¿Quieres vacacionar como un maharajá? Ahora puedes hospedarte en el Palacio de Jaipur

Dos amigos ganan la lotería con los mismos números a los que apostaban cada semana

Según ha explicado Marion Ackermann, directora del museo, el valor del material de las joyas es mucho menor que su valor histórico, al tratarse de un juego completo. Desde que se dio a conocer la noticia se ha hablado de una cifra de mil millones de dólares (19 mil millones de pesos mexicanos, aproximadamente). A pesar de esto, Marion ha insistido en que se trata de una perdida inmensurable: “Estamos tratando con tesoros artísticos y culturales invaluables. No podemos dar un valor porque es algo imposible de vender”.

Dirk Syndram, parte de los directivos del museo, dijo en esta conferencia que se trata de alrededor de 100 piezas de joyería, pues lo robado era parte de sets que incluyen diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas. Según explican expertos, sería necesario encontrar el botín pronto, pues al ser separados sería casi imposible identificarlos, cosa que no sería rara, pues vender un set completo sería por demás sospechoso.

Los medios alemanes han hecho hincapié en que una de las únicas pistas que se tienen es que dos de los ladrones que fueron capturados en las cámaras de seguridad eran significativamente pequeños, haciendo más fácil que lograran escabullirse después de que explotaran el sistema eléctrico dejando el lugar sin luz y sin su alarma disponible.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.