refugio-lectura

La historia de los niños que ayudan a los perritos abandonados a superar la ansiedad y soledad con la lectura

por HOLA.COM

Los voluntarios del Refugio y Control de Animales del Condado de Ingham, en Míchigan, Estados Unidos, ha lanzado una convocatoria para ayudar a los perritos que se recuperan en sus instalaciones y están a la espera de un nuevo hogar, a superar la ansiedad y tristeza que les puede ocasionar estar encerrados en una jaula. Para ello, han invitado a niños de entre 10 y 16 años para que se unan al programa ‘Reading Paws’ y aprendan a cómo ser unos excelentes cuentacuentos para los animalitos que están en busca de una nueva oportunidad.

A través de las redes sociales del refugio, han invitado a los habitantes del lugar para que se unan a esta noble causa que ya ha rendido sus primeros frutos y de hecho ha sobrepasado sus expectativas. En la publicación, los voluntarios detallan que los niños interesados podrán asistir acompañados de un adulto y podrán traer consigo sus libros favoritos o elegir uno de la colección que ellos tienen. “El ambiente del refugio puede ser abrumador para muchas mascotas, hemos descubierto que leer a nuestros residentes reduce la ansiedad y crea un ambiente relajante”, se lee en la publicación en la que se hace la invitación.

En las fotos compartidas en redes, es posible observar a los primeros pequeños voluntarios cumplir con su misión, mientras sentados en el piso mantienen atentos a su peludo público, procurando así un ambiente agradable para los perritos. ‘Reading Paws’ ha resultado ser todo un éxito y cada vez se están abriendo más sesiones de lectura, gracias al gran interés que ha despertado en los niños de la localidad.

Sin duda alguna, el programa no solo ha beneficiado a los canes, quienes poco a poco se acostumbran a la presencia de los humanos y se vuelven más sociales al interactuar con los niños. Y es que, de esta manera, también se promueve el gusto por la lectura y se arraigan en los pequeños valores como la responsabilidad, la solidaridad y la empatía.

A través de sus redes, el refugio ha pedido a sus voluntarios donaciones de libros, para así tener un acervo aún más grande y los perritos puedan escuchar diferentes historias. El programa ‘Reading Paws’ ha recibido muy buenos comentarios por parte de los habitantes de Ingham, quienes incluso han propuesto que esta iniciativa sea llevada a todos los refugios de animales de Michigan.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie