mensaje en una botella

El mensaje en una botella que un niño aventó al mar, aparece 9 años después

por Samanta Carrasco

Max Vredenburgh, un niño estadounidense con apenas 10 años arrojó al océano una botella con una carta personal hace casi una década, y aunque esto parece una locura, hoy, nueve años después ha recibido una respuesta, luego de que su mensaje fuera encontrado al sur de Francia. Max lanzó la botella el 21 de agosto del 2010, en las aguas de Long Beach, como explicó en una entrevista con el medio WBZ-TV. La carta que escribió hablaba sobre las cosas que le gustaban en ese momento, cómo su color favorito y hasta lo que le gustaba comer.

MÁS NOTAS DE ACTUALIDAD:

De huir de la guerra a convertirse en jugadora profesional

El desgarrador testimonio del niño de la familia LeBarón que salvó a sus hermanos del ataque

Según el artículo publicado por el medio, la carta decía: “Hola mi nombre es Max Vredenburgh. Quien lea esta carta, por favor escríbame. Te contaré un poco sobre mí. Yo tengo 10 años, me gustan las manzanas y me gusta mucho la playa. Mi color favorito es el azul, me gustan los animales, los autos y el exterior. Por favor escriba de nuevo”. Lo que nunca imaginó Max, fue que de una forma extraordinaria y casi una década después, recibiría respuesta a su mensaje.

Aunque las posibilidades de que alguien encontrara la botella con la carta eran mínimas, Vredenburgh fue sorprendido el mes pasado, cuando una carta con remitente en Europa y de un hombre llamado G.Dubois, llegó a su buzón. Max se sinceró en la entrevista diciendo: “Cuando leí la carta por primera vez, mi corazón simplemente no podía creerlo. Pensé, Dios mío, mi deseo de 10 años se hizo realidad. Esto es una locura”, expresó.

Max compartió la historia a través de un Tweet que rápidamente se hizo viral alcanzando más de medio millón de ‘likes’. Ahora él y Dubois, son amigos a través de las redes sociales. El remitente además escribió en la publiación de Max: “Encontré tu mensaje en la botella el 10 de octubre del 2019 en una playa en Francia entre Contis y Mimizon, casi a 6 mil kilómetros de distancia", finalizó.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie