Edna Imade 1

De huir de la guerra a convertirse en jugadora profesional

por Samanta Carrasco

Ella es Edna Imade, una destacada futbolista de la segunda división del equipo femenil de Málaga de España. La chica que ha destacado por su gran pasión y talento para este deporte ha confesado que su historia no ha sido color de rosa, pues cuando su mamá estaba embarazada de ella tuvo que huir de una guerra. Todo comenzó a finales de los noventa, cuando Nigeria sufrió golpes de Estado, guerras y violaciones de derechos; hechos imperdonables a los que se enfrentó Floren Imade, madre de la futbolista, quien tuvo que huir en medio del desastre para salvar su vida, sin imaginar, que esta decisión cambiaría de forma positiva el destino de su hija.

MÁS NOTAS RELACIONADAS:

La cantante de country Allison Moorer narra el terrible episodio del asesinato-suicidio de sus padres

El abuelo del accidente de una niña en un crucero es culpado de homicidio imprudencial

Floren embarazada y acompañada por su pareja, cruzó el desierto del Sáhara, pero de forma obligatoria tuvieron que parar en Marruecos, lugar en el que recibieron a sus mellizos, Paul y Edna, esta segunda la ahora futbolista. Tras unos meses de haber dado la bienvenida a sus mellizos, la pareja decidió continuar con su camino, como cualquier otra familia migrante en búsqueda de un mejor futuro. Según explica Edna en una entrevista con Efe, sus padres, Paul y ella, se cruzaron el Estrecho de Gibraltar en medio de un arriesgado viaje, en el cual, debido a que el mar estaba agitado, su hermano mellizo cayó al agua, pero un hombre pudo rescatar a tiempo al entonces bebé.

Tras el trago amargo que esta familia pasó, continuaron con el viaje, sin imaginar, que eso no era lo más difícil que esta pareja y sus hijos enfrentarían, pues al llegar a las costas españolas, su lugar objetivo para establecerse, ocurrió lo más trágico y doloroso de sus vidas. El padre fue detenido por las autoridades para luego deportarlo, Floren en medio de querer ayudar a su esposo, dejó a sus mellizos en Cádiz, cuando volvió se dio cuenta que a los niños se los habían llevado y les habían asignado una familia adoptiva.

Edna explicó que su madre ‘se volvió loca’ y recorrió cada comisaría de policía en busca de sus mellizos, “Ella no hablaba español y todo era más difícil, pues no entendía absolutamente nada”, contaba conmocionada. Tiempo después Floren conoció a una monja keniata, quien la recibió en su convento y la ayudó a recuperar a sus hijos. Actualmente la futbolista vive con su madre y su hermano mellizo en este convento, ubicado en Carmona Sevilla, y sueña con algún día conocer Nigeria y a su familia que sigue allá.

A pesar de que la futbolista abrió su corazón en esta entrevista, no ha dado más explicaciones sobre el paradero de su padre, de quien fue separada desde que era una bebé. La joven que mide más de un metro y ochenta centímetros ha demostrado que su dura historia la hecho una mujer fuerte y feliz, pues sus compañeras del equipo de futbol siempre la describen como la más sonriente y entusiasta del equipo. La chica finalizó la entrevista contando que ella y su hermano son muy afortunados de tener una mamá que ha dado todo por sacarlos adelante, pues su madre dedica sus días a vender pañuelos en un semáforo en Sevilla, trabajo del que la futbolista y su mellizo se siente muy orgullosos. 

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.