crucero

El abuelo del accidente de una niña en un crucero es culpado de homicidio imprudencial

por Samanta Carrasco

Han pasado casi cuatro meses del terrible accidente en el que Chloe Wiegand, con apenas 18 meses perdió la vida durante un viaje vacacional en el crucero Freedom of the Seas, que se encontraba haciendo una escala en Puerto Rico. La bebé que se encontraba jugando en la zona infantil y en los brazos de su abuelo materno, Salvatore Anello, de pronto cayó por una de las ventanas del barco a una altura de 11 pisos (es decir alrededor de unos 45 metros de altura), perdiendo la vida de manera instantánea ante la mirada atónita de su familia, quienes son originarios de Indiana, y cientos de pasajeros del crucero.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

El terrible accidente en el que una niña murió al caer de la ventana de un crucero desde los brazos de su abuelo

Los papás de la bebé que murió al caer de un crucero dan su testimonio

Sus padres, Alan y Kimberly Wiegand, él un oficial de policía y ella una fiscal asistente de estado, dieron su testimonio tan solo dos semanas después del irremediable suceso, haciendo énfasis en que no culpaban al abuelo de la muerte de su hija, sino responsabilizaban al crucero por dejar la ventana abierta sin previo aviso. El abuelo que en julio pasado dejó caer accidentalmente a su nieta, explicó en primeras declaraciones que él había acercado a Chloe a la ‘pared de ventanas’ para que la bebé jugara a golpear el vidrio, algo que le encantaba hacer en casa.

Hoy, la investigación ha dado un rumbo inesperado y Salvatore ha sido acusado y arrestado de homicidio imprudencial, después de que los fiscales presentaran pruebas. El abuelo está detenido con una fianza de $80,000 dólares (un tanto más de 1 millón y medio de pesos mexicanos). Según un artículo publicado por Daily mail, los abogados que representan a la familia en esta demanda en curso en contra de la línea de cruceros, han compartido la postura que los Wiegand mantienen: “Claramente esto fue un accidente trágico”,con lo que estos padres buscan que esto simplemente no vuelva a pasar.

Un abogado del que no se ha hecho público el nombre, dijo que la pequeña Chloe le pidió a su abuelo que la levantara para poder golpear el cristal, a lo que la familia ha dicho: “Si la línea de cruceros simplemente hubiera seguido las pautas de seguridad adecuadas para las ventanas, este accidente probablemente nunca habría sucedido”. Los padres, quienes enfrentan un duro duelo, han explicado que lo sucedido con Salvarote hace unas horas hace aún más difícil la situación, pues ellos aseguran que el abuelo nunca puso ni ha puesto en peligro a ninguno de sus nietos, sino todo lo contrario.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.