Drew Esposito

Las enfermeras que convirtieron el hospital en un campo de juegos por un pequeño paciente

por Samanta Carrasco

No hay mejor medicina que un ratito de felicidad pura, así lo han demostrado este ‘team’ integrado por dos enfermeras, un padre y un pequeño paciente de 4 años, quien se enfrenta desde hace meses a una dura batalla contra el cáncer de cerebro. Drew Esposito presentó constantes dolores de cabeza y vómitos durante la temporada decembrina a finales del 2018, por lo que sus padres de primer instante creyeron se trataría de una enfermedad estomacal, lo difícil fue cuando el diagnóstico arrojo que se trataba de algo inimaginable.

Jeremy, padre del niño compartió en entrevista con People cómo fue que recibieron la noticia: “Encontraron un tumor muy pequeño en la parte posterior de su cerebro que estaba bloqueando su quinto ventrículo, y por ello era complicado extraerlo de inmediato”, explicó, para más tarde agregar algunos detalles de cómo sucedieron las cosas: “Fue en la mañana de navidad cuando Drew fue sometido a una cirugía, se hizo de noche y él seguía en el quirófano, solo recib​i​amos actualizaciones cada hora; y fue hasta la madrugada cuando el cirujano salió para decirnos que había logrado extraer todo”, contaba.

Drew, fue diagnosticado con meduloblastoma, un tipo de cáncer raro en el cerebro, pero según la Clínica Mayo, es un tumor maligno muy común en niños. A pesar de que la cirugía fue un éxito, el pequeño paciente ha sido sometido a un tratamiento de quimioterapia extensa para evitar que vuelva. “Llevamos más de nueve meses de tratamiento agotador y con múltiples complicaciones, hemos pasado semanas y meses en el hospital de Norton Children’s Hospital, pero hasta el momento no existen signos de reaparición”, explicaba Jeremy, quien además tiene dos hermanitos mayores, William de 11 años y Katie de 7.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

La chofer de transporte escolar que consoló a un pequeño en su primer día de clases

La enfermera que decidió donarle a un pequeño paciente de 8 años parte de su riñón

El pequeño paciente, quien siempre se ha caracterizado por ser un niño muy energético y positivo, vivió los primeros meses en mucho reposo, pero ahora que su salud ha ido progresando, sus ganas inmensas de salir a jugar han regresado al por mayor. Dos encantadoras enfermeras que han asistido y vivido el proceso junto a Drew, convirtieron el hospital en un campo de juegos para sorprender al niño con una divertida tarde de juegos, teniendo como cómplice a Jeremy. 

El simpático momento quedó captado en un video, que el mismo papá de Drew, compartió a través de su Facebook, donde feliz agradeció el noble gesto que estas dos enfermeras tuvieron para con su hijo. El clip rápidamente se viralizó alcanzando casi medio millón de views en tan solo unas horas, y ha enternecido a miles de personas.​

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.