alanacutland

El misterio de la joven que saltó desde un avión durante un viaje en Madagascar

by si Carolina Soto

La policía de Madagascar está haciendo una profunda investigación en el caso de Alana Cutland, una joven estudiante de la Universidad de Cambridge, quien se quitó la vida al brincar de un avión en el país africano. La joven de 19 años se encontraba en un viaje de estudio de seis semanas en Madagascar, el cual pudo costear gracias a una recaudación de fondos que hizo para investigar la población de crustáceos del lugar.

Entre las teorías de lo que pudo haber sucedido, la policía está indagando si es posible que haya tenido una reacción severa a una medicina contra la malaria que había tomado. Y es que en sus primeros reportes, la policía ha indicado que la estudiante de biología y ciencias naturales sufrió de cinco ataques de paranoia en la mañana antes de su muerte. Aunque esto se da en casos muy extraños, las medicinas contra esta enfermedad pueden causar paranoia, alucinaciones y en casos extremos, pensamientos suicidas.

La chica viajaba con Ruth Johnson, quien intentó aferrarse a ella para que no se aventara en una acción que ha sido recreada por la policía en su investigación. Se ha dado a conocer que aunque se ha buscado el cuerpo, se considera casi imposible recuperarlo porque cayó en una zona muy remota del lugar que está lleno de animales salvajes.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

El trágico hallazgo en Moscú de una joven influencer sin vida

​El youtuber que falleció en una proeza aérea

La chica planeaba volver a casa solo ocho días después de su llegada ante la insistencia de sus padres tras algunos intercambios alarmantes. Fue precisamente cuando comenzaba su camino de vuelta a casa, cuando Alana se encontraba volando de la zona remota en donde estaba investigando hacia el aeropuerto que la llevaría primero a París y de ahí a Reino Unido que sucedió esta tragedia. La preocupación de los padres era tal que convencieron a la investigadora Ruth de volar con ella para asegurar que llegaría con bien sin imaginar lo que pasaría.

Alana, además de estar dedicada a sus estudios en la Universidad de Cambridge, era una amante de la danza y su familia la ha descrito como una joven que iluminaba el lugar al que llegaba. Sus padres han solicitado privacidad para enfrentar su pérdida, mientras la policía de Madagascar continúa su investigación.