Frank ORourke,

Lo muerde un tiburón, pero prefiere irse de fiesta que al hospital

by Samanta Carrasco

Su nombre es Frank O’Rourke, un surfista profesional que está dando de qué hablar. El joven de apenas 23 años sufrió un ataque de tiburón el pasado sábado por la tarde, mientras estaba en la playa de Jacksonville Beach en la costa de Florida. El terrible incidente le dejó una herida llena de sangre en el brazo, en la que se puede apreciar la línea de la mandíbula del tiburón y marcas de dientes profundos; el cual se cree pudo haber sido un hilandero o punta negra, sin embargo, Frank en lugar de acudir al hospital decidió pasar el resto de la tarde noche en un bar cercano al muelle donde, además obtuvo bebidas gratis por mostrar sus heridas.

Fue cuestión de tan solo unos minutos para que el surfista profesional se desprendiera del pánico, y su historia diera un giro de 180°, pues al llegar al bar un testigo contó a News4Jax: “Él decía: ‘Woow acabó de ser mordido por un tiburón’ y las personas adentro se acercaban a él y le respondían: ‘Te compraré una bebida’”. El valiente atleta compartió detalles en entrevista con WJXX sobre cómo fue que él vivió el angustiante momento: “Sin duda es lo más loco que me ha pasado en mi vida, sentí que algo saltaba fuera del agua mientras se aferraba a mi brazo, todo fue tan rápido”, contaba. 

MÁS NOTAS COMO ÉSTA:

¿Te quieres sentir grande? La hija del Cazador de Cocodrilos está comprometida

El chofer de Uber que se volvió cantante de ópera

“Tengo mucha suerte de que todavía tengo el brazo, ya que en mis heridas se puede ver la línea de la mandíbula del tiburón. Mi tabla de surf aún tiene sangre”, explicaba el estadounidense para luego agregar que es la primera vez que vive una experiencia de esa magnitud, tras más de dos décadas practicando surf en esa zona. “Es más probable que te caiga un rayo que ser mordido por un tiburón, así que voy a comprar un boleto de lotería, porque cuando es tu hora es tu hora y la mía aún no es”, con estas palabras, el surfista finalizó su relato.