neggzia

El difícil camino de la modelo que salió huyendo de Irán y terminó en las calles de París

by hola.com

A simple vista, la belleza de Negzzia -nombre que usa para cubrir su identidad- hace natural que se imagine que se trata de una modelo. Los que pocos saben es que la chica de 29 años se encuentra huyendo de los Guardias Revolucionarios de Irán desde el 2017. Y es que la joven iraní fue en contra de las estrictas leyes islámicas al posar en unas fotografías en lencería, lo cual es considerado un crimen por ser ‘indecente’ y ‘en contra de la modestia’. Desde entonces, Negzzia ha tenido que huir, primer a Turquía y después a París en donde estuvo viviendo en las calles hasta que hace unas semanas fue llevada a un refugio.

Cuando un fotógrafo entregó a la policía las fotografías en las que se le veía con poca ropa comenzó esta batalla que la obligó a huir de su país. “Un amigo me dijo: despídete de tu cuerpo. Cuando me di cuenta de que aquel tipo me iba a delatar, tomé una mochila y hui a Turquía”, contó la joven a EFE. Desafortunadamente, el país árabe tampoco fue una buena opción, pues en un año se enfrentó a la dura realidad que también viven las mujeres, sobre todo a mano de sus iguales, recibiendo incluso una mordida por parte de una señora.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

El puesto de helados que te cobra el doble si eres influencer

‘Ooops!’, la aerolínea que mandó a un niño que viajaba solo al país equivocado

 Aunque no ha sido nada fácil, ella asegura que no se arrepiente y que incluso está ‘orgullosa’ de “haber roto las reglas que no tienen ningún respeto por la mujer”, según se puede leer en su cuenta de Instagram. Desgraciadamente en su país, el castigo por lo que hizo es de 148 latigazos, algo que decidió evitar a toda costa. Con una carrera como modelo, la decisión de Negzzia de pedir asilo en Francia parecía obvia, pero al establecerse en París mientras se daba seguimiento a su solicitud, las cosas se tornaron difíciles y terminó viviendo en las calles. El negarse a acceder a avances no deseados o a dedicarse a la prostitución fue obligando a Negzzia, sin visa de trabajo, a refugiarse en las calles.  

Desde que se dio a conocer su historia, ha sido apoyada para dormir en un albergue. Incluso el Ministro del Interior francés ha comentado sobre el caso, asegurando que se está trabajando en el trámite. Firme en su idea de seguir modelando, Negzzia utiliza los 400 euros (alrededor de $9,400 pesos mexicanos) que recibe de ayuda del gobierno para comer y para pagar el gimnasio -ya que no es suficiente para algún tipo de habitación-. Ahí ha conocido amigos que la han ayudado y hay podido pasar una que otra noche en sus casas mientras se soluciona su situación.