ososacrificado

El trágico destino de este osito por ser demasiado amigable con los humanos

por Carolina Soto

Los oficiales del departamento del Sheriff de Hillsboro, Oregon, se enfrentaron a un complejísimo dilema al encontrarse con cientos de reportes de un bebé oso que se acercaba demasiado a los humanos. Al parecer, el animalito se acostumbró demasiado a que la gente lo alimentara y le tomara fotos para redes sociales, una conducta totalmente ajena a los miembros de su especie, convirtiéndolo poco a poco en un peligro para los habitantes de los alrededores del bosque donde vivía. Ante la imposibilidad de reincorporarlo a su estado natural, el oso tuvo que ser sacrificado.

Todo comenzó cuando los policías recibieron cientos de denuncias de una cría de oso que se estaba acercando mucho a la gente: “Agentes están trabajando para llevar de regreso al bosque a esta cría de oso que ha sido visto en Hagg Lake…por favor, manténganse alejados del área cercana a la rampa de los botes A”, se leía en la cuenta de Twitter del departamento. Inmediatamente después, se daba la buena noticia de que se había logrado regresar al osito al bosque, pero al parecer, las cosas ya eran bastante más complicadas para ese momento.

Aunque en la cuenta de Twitter del departamento de policía ya no se volvió a tocar el tema, un comunicado del Oregon Department of Fish and Wildlife dio a conocer que el oso negro tuvo que ser sacrificado, después de que no se lograra que se reincorporara a su hábitat natural. Según se explica, un grupo de expertos analizó la situación en la que se encontraron varias fotografías de personas posando para selfies con el animal, además de rastros de comida que había recibido, lo que los llevó a tomar la difícil decisión.

MÁS NOTICIAS DE ACTUALIDAD

Él es Hamilton, el gato que se ha hecho famoso por su peculiar bigote

¿Quiénes son los mejores amigos de esta bebé? Estos tres cachorros

Éste es un ejemplo clásico de por qué imploramos a los miembros del público que no alimenten a los osos”, dijo el biólogo de vida salvaje Kurt Licence en un comunicado, “Aunque las personas que dejaron comida para este oso tenían buenas intenciones, los osos, nunca, nunca, deben ser alimentados…Nunca es buena idea alimentar animales salvajes. Ellos son perfectamente capaces de alimentarse a sí mismos y siempre es mejor dejarlos ser y disfrutar de ellos desde una distancia segura”.

Según explica este mismo comunicado, este estado no reubica a osos que se han acostumbrado a los humanos, porque una vez que el animal asocia la comida con la gente incrementan drásticamente las probabilidades de ‘encuentros problemáticos’.