cancerovario

¿Qué es un tumor maligno de ovario?

Un tumor maligno es un grupo de células que pueden hacer metástasis. Un diagnóstico oportuno y una correcta cirugía realizada por especialistas dan buenos pronósticos en esta enfermedad

por Retomado del texto de Nuria Safond

Al ser la sexta causa de muerte entre las mujeres según la Secretaria de Salud, el cáncer de ovario es el séptimo cáncer con más frecuencia entre la población femenina del mundo según la GLOBOCAN 2012. El gran problema de este mal es que el 70% de las mujeres que lo padecen tienen un diagnóstico cuando la enfermedad se encuentra en fases avanzadas, lo cual afecta de forma importante el pronóstico y la evolución del padecimiento. Las buenas noticias son que si este mal se encuentra a tiempo, la tasa de supervivencia de los pacientes con cáncer de ovario es bastante alta y en los últimos 20 años se ha triplicado la supervivencia de las pacientes en etapa avanzada.

Los doctores Raúl Márquez, jefe de la Sección de Tumores Ginecológicos de MD Anderson Cancer Center de Madrid, y José Ángel Mínguez Milio, especialista en Ginecología y Obstetricia de la Clínica de la Universidad de Navarra, dieron a HOLA.com España las claves para entender esta patología. Aquí retomamos algunas de las respuestas que hace unas semanas los expertos en la salud dieron sobre este padecimiento.

¿Qué es un tumor maligno en el ovario?

Un tumor es un grupo de células que crece de forma descontrolada hasta formar una masa. Hay tumores benignos (no cancerosos) y tumores malignos (cancerosos con riesgo de hacer metástasis y extenderse a otros órganos).

¿A qué edad puede aparecer?

Según explica el doctor José Ángel Mínguez Milio de la Clínica Universidad de Navarra, “Aunque habitualmente aparece después de la menopausia, puede surgir en mujeres jóvenes con antecedentes familiares de cáncer de mama u ovario como consecuencia de una mutación en el gen BRCA”.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Según explica el doctor José Ángel Mínguez, de la Clínica Universidad de Navarra, los más importantes son:

- Herencia de genes mutados como el BCRA1 y 2 que también se relaciona con el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Síndrome hereditario de cáncer colorrectal no polipósico (HNPCC).

- Historia familiar: Algunas veces el cáncer de ovario puede aparecer en más de un miembro de la familia, sin que esto tenga que ver con factores hereditarios conocidos.

- Historia personal de cáncer de mama.

- Edad: Más frecuente en la postmenopausia.

- Fertilidad: No haber tenido hijos. Haber sido sometida a tratamientos inductores de la ovulación, aunque esto parece más relacionado con el propio contexto de la esterilidad que no de la medicación.

- Terapéutica hormonal sustitutiva sólo con estrógenos.

- Obesidad o dieta rica en grasas.

¿Se puede prevenir?

“Podemos prevenir el cáncer de ovario en aquellas mujeres con esta predisposición extirpando los ovarios y las trompas una vez que hayan completado su deseo genésico, es decir, el deseo de tener hijos”, indica el especialista de la Clínica de Navarra. "Una ooforectomía profiláctica generalmente se recomienda solamente para las mujeres con un riesgo importante creciente de pecho o de cáncer ovárico. El riesgo de cáncer ovárico se puede reducir por 80-90% con una ooforectomía", añade la doctora Sandra Ortega, ginecóloga del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime (Castellón).

¿Qué síntomas tiene el cáncer de ovario?

El cáncer de ovario es una enfermedad silente, es decir, no da síntomas. Puede haber señales muy inespecíficas como, por ejemplo:

Hinchazón abdominal

Malas digestiones

Ganas de orinar frecuentes

Pérdida de peso sin justificar

Alteraciones menstruales

Al tratarse de sintomatología que no se asocia, directamente, con la enfermedad, “se trata de un tipo de cáncer que, en la mayoría de los casos, se diagnostica tarde”, señala el doctor Raúl Márquez, jefe de la Sección de Tumores Ginecológicos de MD Anderson Cancer Center Madrid.

¿Cómo se diagnostica?

La prueba para diagnosticar el cáncer de ovario es la ecografía transvaginal, que suele realizarse en la visita al ginecólogo. En el caso de que haya una sospecha, “se realizarán otras pruebas, como un análisis de marcadores tumorales (CA-125), y debe completarse, asimismo, con una resonancia magnética, un TAC y un Pet/Tac, pruebas de imagen muy específicas que necesitará el cirujano para valorar cómo realizar la cirugía”, señala el doctor Márquez.

En este sentido, insiste el especialista, es fundamental que se haga una valoración muy precisa para que el cirujano, que debe estar especializado en ginecología oncológica y, en particular, en cáncer de ovario, pueda realizar una extirpación muy precisa y completa para evitar que quede cualquier resto de enfermedad, ya que, como advierte el doctor “de una buena cirugía, realizada por un equipo multidisciplinar, especializado en esta enfermedad, dependerá el pronóstico de la paciente”.

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de ovario?

“La regla de oro en el tratamiento del cáncer de ovario es la extirpación (exéresis) completa de la enfermedad visible, o al menos la posibilidad de dejar como máximo una enfermedad residual menor de 1cm”, explica el doctor José Miguel Mínguez, de la Clínica Universidad de Navarra. Este abordaje ha demostrado, junto a una quimioterapia eficaz, que mejora significativamente la curación de las pacientes que sufren esta enfermedad.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie