Hamilton el gato con bigote o mejor conocido como el gato hipster

Él es Hamilton, el gato que se ha hecho famoso por su peculiar bigote

por Samanta Carrasco

Pareciera que las mascotas cada día se convierten en los nuevos influencers de las redes sociales, y si de gatos hablamos Grumpy Cats es un gran ejemplo de que estos animalitos peludos han tomado gran poder en la red. Hemos visto gatos con caras malhumoradas y cuerpos un poco agraciados u otros más que desbordan ternura, pero nunca antes un gatito con bigote. Él es Hamilton, el pequeño animalito que está encantando a los cibernautas, por su peculiar mancha en forma de bigote, y que también es conocido como ‘el gato con bigote postizo’ de San Francisco, Estados Unidos.

Este felino está enamorando las redes, puesto que su fama está subiendo como la espuma y en pocos meses el pequeño animalito estará celebrando su primer millón de seguidores. Aunque pareciera que la vida del pequeño gato hipster es color de rosa, su dueño Jay Stowe ha contado que no siempre fue así, pues antes de adoptarlo el pequeño Hamilton había sido abandonado por sus dueños originales, por su apariencia, lo que nunca imaginaron, es que ahora es toda una celebridad que gana miles de pesos por sus posteos con reconocidas marcas a través de su cuenta de Instagram. 

MÁS NOTAS DE ACTUALIDAD:

Grumpy Cat ha muerto después de ganar una fortuna en redes sociales

¿Será éste el nuevo Grumpy Cat?

El perrito pomerania que fue abandonado por su tamaño y ahora es una celebridad

El gato color gris con manchas blancas e inconfundible bigote ha participado en populares campañas de conciencia sobre el abandono y adopción de mascotas, en su ciudad. Aunque su dueño no conoce con exactitud su edad, debido a que lo encontró en la calle en el año 2012, calcula que el felino debe tener aproximadamente entre siete y ocho años, puesto que asegura lo encontró siendo cachorrito. A juzgar por su cuenta en la red, esta estrella del reino animal es una mascota bastante mimada y juguetona, pues su carisma y chispa se pueden contagiar con sus pequeños clips y fotografías.