La noble mujer que después de trabajar en oncología pediátrica ahora fabrica muñecas iguales a sus pacientes

La noble mujer que después de trabajar en oncología pediátrica ahora fabrica muñecas iguales a sus pacientes

por Samanta Carrasco

Bien se dice que, si algo no te gusta, lo mejor es hacer algo que sume para cambiarlo; un dicho que tomó en práctica esta mujer, quien después de trabajar por muchos años en oncología pediátrica, combinó su más grande pasión: hacer muñecas con su intenso amor por sus pacientes, quienes sufren distintos problemas de salud. La noble mujer explica a través de su cuenta de Facebook, que siempre le había molestado que no existiera una gran diversidad entre las muñecas y decidió hacer algo al respecto, que involucrara a sus queridos niños del hospital.

 La mujer contó en un posteo en la red: “Todos los niños deberían tener algo que abrazar durante su proceso, como segundo, todos deberían tener un muñeco que se pareciera a ellos (especialmente los valientes pequeños que han sufrido un cambio físico por alguna enfermedad), y por último, por la simple razón de que un juego médico es muy útil para el ajuste psicosocial”, explicó las razones por la cual comenzaría un nuevo proyecto que consistiría en realizar muñecos para sus pacientes y al que más tarde llamaría: ‘A Doll Like Me’. 

MÁS NOTAS DE ACTUALIDAD:

La adorable forma en la que esta pequeña celebró su triunfo sobre el cáncer

Las valientes palabras de Rumari, de 11 años, al revelar a sus compañeros que tiene autismo

La trabajadora social se ha robado el corazón de miles de personas, pues su cuenta en la red se ha llenado de miles de seguidores que siguen día a día sus nuevos diseños. La mujer que comparte muy a menudo sus nuevas colecciones, lo hace con emotivas y tiernas fotografías de los niños recibiendo su nuevo ‘clon’ en muñeco, hecho que cada día que pasa la hace más famosa, puesto que, en diciembre del año pasado fue invitada por un programa de recaudación de fondos llamado ‘GoFundMe’ en donde recolectaron efectivo para donarlo a su proyecto, y con ello siga provocando miles de sonrisas entre sus pequeños pacientes.