jenniferdulos

La terrible desaparición de una madre y la detención de su multimillonario exmarido

por Carolina Soto

El 24 de mayo, Jennifer Farber Dulos desapareció después de haber dejado a sus hijos en su esuela en Conneticut. Su automóvil fue encontrado a las pocas horas pero de Jennifer no se sabía nada. Rápidamente se dio a conocer que la mujer estaba enfrascada en una dura batalla de custodia con su exmarido y conforme pasaron los días y las investigaciones, el hombre se veía cada vez más involucrado. Ahora, tanto él como su novia han sido detenidos, de momento por alteración y manejo de evidencia, sin que se haya localizado a Jennifer.

Según documentos de la Corte, en la residencia de Fotis Dulos, su exmarido, se encontró ADN de la víctima. Además de que él y su novia, Michelle Troconis, fueron capturados en video tirando en botes de basura de la zona tela manchada con la sangre de la víctima. Esposado y con el overall naranja que usan los presos en Estados Unidos, Fotis se ha presentado ante la Corte horas antes de que se hiciera lo propio con Michelle. Aunque los dos han sido presentados ante las autoridades, ninguno ha declarado y tienen su próxima cita hasta el 11 de julio y el juez se ha negado a reducirles la fianza que ha pedido para liberarlos.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Duelo en Brasil por el fallecimiento del cantante Gabriel Diniz

Familiares, compañeros y amigos dan el último adiós al futbolista José Antonio Reyes

Jennifer y Fotis están separados desde el 2017, desde entonces Jennifer vivía con sus cinco hijos en otra residencia. Se ha dicho que la pareja se encontraba enfrascada en una tremenda pelea por la custodia de los niños y que la víctima dejó claro en más de una ocasión que estaba asustada de lo que le podría pasar. Al solicitar la separación legal, Jennifer declaró: “Sé que al pedir el divorcio se va a enfurecer. Sé que se va a vengar tratando de lastimarme de alguna manera”.

La pareja tiene unos niños gemelos, unos mellizos niño y niña y una hija, entre las edades de ocho y trece años. Jennifer acusó en algún punto a su marido de querer secuestrar a sus hijos y llevarlos a Grecia con él. La madre de Jennifer está pidiendo oficialmente la custodia de todos los niños, mientras su hija sigue desaparecida y el padre de los muchachos está detenido.

La sospecha es que Jennifer fue atacada en su propio hogar en donde se encontraron marcas de sangre y señas de que se intentó limpiar la escena.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.