amandaeller

El heroico rescate de una mujer tras dos semanas pérdida en Hawái

por Carolina Soto

La travesía que la familia de Amanda Eller vivió durante 16 días en los que la instructora de yoga estuvo desaparecida, ha llegado a un final feliz. En un giro que ni los más esperanzados podrían haber imaginado, la mujer de 35 años fue encontrada con vida y apenas unas lesiones, en medio del bosque de Hawái. El equipo de rescate que su familia contrató pudo localizarla, deshidratada y con el cuerpo muy lastimado tras haber estado en la intemperie, pero con vida y en camino a una franca recuperación.

“Se perdió y quedó atrapada y un poco lastimada en el bosque, muy, muy lejos. En algún lugar por encima de las Twin Falls”, se explicó en el post de Facebook en el que su familia compartió sobre su rescate. Fueron Chris Berquist y Javier Cantellops los rescatistas que alcanzaron a verla, mientras ella movía los brazos tratando de llamar su atención. Según reportes de medios internacionales, Amanda tenía fuertes quemaduras solares, una pierna rota por una caída y lesiones en ambos pies, al momento de su rescate.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Las valientes palabras de Rumari, de 11 años, al revelar a sus compañeros que tiene autismo

La adorable forma en la que esta pequeña celebró su triunfo sobre el cáncer

La instructora de yoga desapareció el 8 de mayo cuando salió a dar una caminata por el bosque, algo que según su prometido -quien denunció su desaparición- era normal para ella. Poco después, las autoridades encontraron su automóvil en el estacionamiento del lugar, con sus llaves escondidas en la llanta del lado del conductor. Cientos de voluntarios salieron a su búsqueda y sus padres ofrecieron 10,000 dólares de recompensa a quien la encontrara. Cuando la policía detuvo su búsqueda, la familia se vio obligada a contratar un equipo privado que fue el que terminó encontrándola.

Una vez a salvo, desde le hospital, Amanda declaró: “Me quería dar por vencida. Pero la única opción que tenía era de vida o muerte”. La mujer ha explicado que sobrevivió resguardándose en la guarida de un jabalí y comiendo polillas. Tuvieron que pasar más de 16 días para que escuchara el ruido de un helicóptero sobre su cabeza: “Volteé arriba y estaban justo sobre mí. Estaba como ‘Oh, por Dios’ y me puse a llorar, empecé a berrear”, dijo Eller al New York Times. Los rescatistas han calificado de un milagro el haber podido alcanzar a verla en medio de tanta vegetación pues se ubicaba justo entre dos cascadas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie