melindagates

Melinda Gates confiesa que estar casada con uno de los hombres más ricos del mundo no siempre fue tan fácil

by Carolina Soto

Melinda y Bill Gates tienen uno de los matrimonios más sólidos, a pesar de que el empresario ha pasado las últimas décadas entre los hombres más ricos del mundo. A diferencia de lo que pasó hace apenas unas semanas con el matrimonio de Jeff Bezos -actual hombre con la mayor fortuna a nivel mundial- que anunció su separación tras 25 años de relación, Melinda y Bill se han mantenido siempre juntos y con una relación que es por demás exitosa. A pesar de esto, en su nuevo libro, The Moment of Lift: How Empowering Women Changes the World, Melinda ha querido compartir el cómo ha sido su relación con Bill y el que a lo largo de los años ha enfrentado sus propias adversidades.

“Siento que me río, (porque) bueno, es gracioso, simplemente hemos llegado al punto en la vida en el que Bill y yo podemos reír nos más de las cosas”, ha explicado en entrevista con The Sunday Times, “Y créeme, puedo recordar algunos días que fueron increíblemente difíciles en nuestro matrimonio, en los que pensé: ‘¿Puedo hacer esto?’”.

 

Aunque podría pensarse que sus discusiones van más allá por el imperio tecnológico y las obras filantrópicas que manejan, la realidad es que sus peleas son de lo más mundanas. Melinda no puede olvidar aquella vez en la que estaba verdaderamente furiosa con Bill porque el empresario prefirió leer un libro de Winston Churchill en vez de ayudarla con los niños. “Necesita un poco de entrenamiento y él mismo te lo diría también”, ha dicho Melinda en una frase que resonará en muchas esposas, “Cuando estaba teniendo problemas decidiendo si se quería casar, fue increíblemente claro conmigo sobre que (sus dudas) no eran sobre mí, era sobre: ‘¿Puedo encontrar un balance justo entre el trabajo y la vida familiar?’”.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Tres de los cuatro hijos del dueño de ASOS fallecieron en el ataque de Sri Lanka

La venganza póstuma de una de las mujeres más ricas de Alemania

Con el paso de los años, parece que los Gates han encontrado el balance perfecto. En su libro, Melinda confiesa que en casa, Bill y ella son de lo más equitativos y los roles de género tradicionales no van con ellos. “Bill y yo somos socios igualitarios. Los hombres y las mujeres deben ser iguales en el trabajo”, confiesa al explicar que el empresario no tiene problema en llevar a los niños a la escuela o dedicarse a cosas del hogar mientras ella está ocupada.

Esto es muy importante para Melinda, quien en este libro habla por primera vez sobre cómo antes de comenzar su romance con Bill se encontraba en una relación de abuso, en la que describe perdió su autoestima y voz propia.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.