Notre Dame

El valiente capellán que salvó la Corona de Cristo en Notre Dame

by Carolina Soto

Después del trágico incendio en Notre Dame, poco a poco se van conociendo las historias detrás del rescate de la construcción de 850 años. Además de salvaguardar la estructura, la preocupación por salvaguardar el patrimonio cultural y religioso que albergaba estaba latente. Por supuesto, el mayor tesoro que refugiaba la Catedral de Nuestra Señora era prioridad, la corona que según la tradición católica Cristo usó en la cruz. Con esto en mente, un capellán, que ha trabajado de la mano con el equipo de bomberos de París no lo pensó dos veces y entró al templo en llamas para rescatarla.

El Padre Jean-Marc Fournier, parte de la Brigada de Fuego de París, corrió directamente por las reliquias que se encontraban en la Catedral. En medio del incendio se pensaba que todo este patrimonio sucumbiría ante las llamas, pero el Padre Fournier se aseguró de poner todo a salvo. Fue gracias a que él tenía conocimiento de dónde se encontraban las piezas y cómo sacarlas que las piezas salieron del incendio, mientras el sacerdote, acompañado por policías y bomberos, intentaban salvar lo que podían.

“El Padre Fournier es un héroe absoluto. No mostró ningún temor mientras caminaba directamente a las reliquias dentro de la Catedral y se aseguraba de que estuvieran a salvo. Él se enfrenta a la vida y la muerte diario y no muestra ningún temor”, se reporta dijeron las autoridades a medios locales.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

La Catedral de Notre Dame, antes y después del fuego

Así ha amanecido Notre Dame tras el incendio y ya se sabe qué se logró salvar

Sorprendentemente, este hombre ha sido protagonista de otros dos sucesos desgarradores. Hace cuatro años se encargó de confortar a los lesionados del ataque terrorista del Bataclán. Seis años antes, sobrevivió una emboscada en Afganistán en la que 10 soldados murieron cuando él se encontraba trabajando como capellán de la armada.

Se sabe que los objetos rescatados estuvieron en el City Hall de París para ser trasladados al Museo de Louvre, en donde serán resguardados hasta que puedan regresar a casa cuando se termine la ardua reconstrucción que el Presidente Macron ha prometido.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.