​Estudiantes universitarios crean un carro automático para un niño que no puede caminar

​Estudiantes universitarios crean un carro automático para un niño que no puede caminar

by Samanta Carrasco

Apenas tiene dos años, pero Cillian Jackson, ya ha llegado a los corazones de miles de personas solo por sus reacciones al recibir una silla de ruedas personalizada. El bebé que nació con una condición que limita su movilidad, recibió esta gran sorpresa por un equipo de estudiantes de robótica, quienes de un carrito de juguete construyeron esta magnífica silla motorizada que ahora le permite desplazarse a donde él la dirija. Pero en realidad lo que ha puesto los sentimientos a flor de piel, son las reacciones de felicidad de este pequeñito al poder moverse sin la ayuda de nadie. 

Alex Treakle, uno de los estudiantes que participó dijo a CNN: “Decidí involucrarme en este proyecto porque quería ayudar y al final, no se imaginan lo bien que me sentí. Ver la alegría en su rostro realmente me llegó al alma, me hizo todo mi año”, contó emocionado. Tyler Jackson, papá del niño ha explicado que Cillian nació con una condición genética que manifiesta síntomas muy similares a una parálisis cerebral, por lo que le resulta difícil controlar su cuerpo.

Los papás de Cillian, llevaban dos años ahorrando para comprarle una silla de ruedas motorizada al pequeño, sin embargo, los precios tan costosos los hicieron optar por más opciones. Fue así como llegaron a Farmington High School, donde contaron su historia e hicieron su solicitud a los chicos de la clase de robótica, dando como resultado rápidamente a un equipo muy interesado en ayudarlos. Los estudiantes que compartieron el video del momento en que Cillian se sube por primera vez y queda fascinado con su nueva silla, nunca imaginaron que se haría viral en cuestión de unas cuantas horas. 

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:
El niño que vendió su videojuego y junto todo su dinero para comprarle un coche a su mamá
Esta enfermera ha adoptado a una bebé recién nacida que no había recibido visitas en el hospital

Krissy, madre del pequeño contó conmocionada a WAVY, que desde que recibió su silla de ruedas es muy feliz: “Es otro, es más independiente y a su corta edad, mi hijo ahora comienza a tomar sus propias decisiones y a explorar nuevos lugares donde antes no alcanzaba. Estamos muy agradecidos con los chicos que en medio de un horario escolar muy complicado decidieron ayudarnos, nos han cambiado la vida”, dijo Krissy.​